Los ocho meses de pasión de Dava Torres

TORRE DE MARATHÓN

Tras regresar el sábado a las pistas, el capitán del Deportivo Liceo jugará esta noche en Igualada

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El calendario marcaba 11 de febrero. El Deportivo Liceo jugaba en Mataró (0-6). Los verdiblancos trataban de resarcirse del varapalo que habían supuesto las últimas dos derrotas (Taradell y Barça). Lo estaban haciendo, con goleada. Quedaban pocos minutos para el final cuando en una acción su muñeca derecha se hizo notar. Dava Torres se dio cuenta de que algo iba mal. Años antes había sentido lo mismo en la izquierda y el resultado había sido una rotura de ligamentos. Acaba el partido. Y el calvario del capitán comienza. Nueve meses después, el coruñés echa la vista atrás y respira con alivio. Ha vuelto a jugar y seguirá haciéndolo. En concreto, esta noche a las nueve (OK Liga TV) en Les Comes.

En este tiempo, las ha vivido de todos los colores. Dolor hasta que acabó la temporada. Alegría con la consecución de la Copa. Nervios al pasar por el quirófano. Sacrificio, entrenándose solo. Frustración, viendo a sus compañeros trabajando y jugando. Y, finalmente, alivio de volver a ponerse su brazalete solidario —cada partido en Riazor luce uno y recauda dinero para una causa— y enfundarse la verde con el ocho a la espalda.

«No pensé que hubiera roto, pero sí sabía que la muñeca estaba bien fastidiada. Y no estaba dispuesto a perderme el final de temporada; principalmente, la Copa del Rey», recuerda Torres.