Quiles, mucho más que talento para el Deportivo

TORRE DE MARATHÓN

Alberto Quiles festeja su gol al Calahorra junto a Héctor Hernández
Alberto Quiles festeja su gol al Calahorra junto a Héctor Hernández Fernando DíazLOF

El Deportivo disfruta de la madurez de un futbolista que está uniendo sacrificio y competitividad a una calidad por encima de la media de la categoría

13 sep 2021 . Actualizado a las 20:31 h.

La jugada fue poco más que un chispazo. El dorsal nueve blanquiazul remontó la frontal del área y remató pegado a la cepa del poste más cercano. Casi ni armó la pierna para disparar, pero fue imposible de alcanzar para el portero. Así abrió la victoria el Deportivo en Calahorra, desde el talento frío de un jugador que está destacando como diferencial en la Primera RFEF. Es Alberto Quiles (Huelva, 1995), la madurez que no deja de asombrar. «Me encantó ese tanto. Es un futbolista diferente, tiene calidad, gol, en ataque posicional es buenísimo, porque lee muy bien el juego. Eso ya lo tenía. Pero ahora, además, se prodiga en correr muchísimo. Contra el Celta B hizo un partido completísimo en todos los sentidos. Es de los primeros en saltar a la recuperación tras pérdida, y el primero que corre al espacio. Son conceptos que está asimilando». Quien habla así es Claudio Barragán, una leyenda de la delantera del Superdépor que entrenó al onubense la pasada temporada en el Recreativo, un equipo que ofreció un rendimiento muy pobre, pero en el que el jugador acabó marcando trece goles.

«Me equivoqué con él —añade, antes de continuar—. Cuando llegué [a falta de cuatro jornadas para el abrupto final del curso 2019-20], lo jugó todo conmigo y estaba contentísimo. Todos queríamos que la campaña siguiente fuese igual, pero él no estaba centrado. Cuando me cesaron a mí [en la temporada siguiente, al cabo de once jornadas] él se tranquilizó y empezó a hacer goles. Pero fue un año muy acelerado y extraño. Sabíamos que tenía ofertas de fuera y que estaba más en otro sitio que en el equipo. Yo lo entendía, y le dije que si tenía la posibilidad de marcharse, que por mí no había impedimento alguno. Dejé de ponerlo en algunos partidos y no debí hacerlo», explica Claudio.

Del talento puro a la madurez median para Quiles un descenso a Tercera RFEF y la llegada a A Coruña, donde no ha tardado en encandilar a la hinchada. «En mis conversaciones con él siempre le he dicho que la capacidad la tiene, solo le faltaba creer en sus posibilidades», añade. Así, del delantero emboscado en el carril derecho, con el que siempre pasa algo cuando lleva el balón desde fuera hacia dentro, está pasando a ser de superior categoría. «Es diferente a mucho de lo que te puedas encontrar en el panorama de delanteros, pero se tiene que exigir mucho más, porque tiene que dar mucho más. Se tiene que exigir al máximo. En el momento que asimile eso... Yo nunca he dudado de su capacidad. Por mi forma de trabajar, alguna vez no he contado con él para buscar precisamente esa reacción, pero nunca tuve ninguna duda y me alegro mucho de lo que está haciendo», subraya el eterno delantero blanquiazul.