El Dépor cuenta con cinco fijos

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

Pocos integrantes de la plantilla que acabó el curso tienen garantizado continuar la próxima temporada y solo hay dos puestos para los que no es necesario fichar

16 jun 2021 . Actualizado a las 12:21 h.

Todos lo saben. «A cada jugador se le ha transmitido desde la secretaría técnica lo que vamos a intentar que sea su futuro», desvelaba el lunes Borja Jiménez durante su acto de presentación. Cada integrante del plantel blanquiazul conocería pues cuál es la intención del Deportivo en cuanto a su continuidad o no de cara a la próxima campaña. Y no llegan siquiera a la media docena quienes tienen la certeza de que de querer seguir en A Coruña, lo harán. Eneko Bóveda, Borja Granero, Héctor Hernández, Diego Villares y el capitán. Ahí concluye la nómina de indispensables, aunque podría estirarse atendiendo a las facilidades que otros den para renegociar sus contratos o las dificultades que aparezcan para encontrarles reemplazo o acomodo en otro lugar. «Siempre es mucho más fácil fichar jugadores que poder sacarlos. Nos queda un mes, que para dar salidas es muchísimo tiempo. Hay que tener paciencia, saber que algunas situaciones serán más fáciles de resolver y otras más largas. Intentaremos que para el inicio de la pretemporada los que no queramos que estén puedan haber salido; y si no, los trataremos como uno más», manifestaba hace dos días el nuevo entrenador. Liberar fichas es además fundamental para completar un plantel con solo dos puestos cerrados.

portería

Cambio de prioridades tras la llegada de Mackay

Las normas de la nueva Primera Federación permiten alistar 17 futbolistas que hayan cumplido los 23, con la posibilidad de que sean 18 si uno es el tercer portero en nómina. Antes de concluir la temporada, el Dépor renovó al fabrilista Pablo Brea, que cumplirá 20 años a finales de junio y será inscrito en el primer equipo. Un suplente con margen de mejora para Lucho, presumible titular. Hasta que... «Son situaciones de mercado que igual no contemplas en el inicio, pero cuando se abre la posibilidad no puedes decirle que no», reflexionaba Borja Jiménez sobre el fichaje de Ian Mackay. El coruñés hizo un esfuerzo para vestir de blanquiazul y será difícil desbancarlo del once en el arranque de la competición. «Tenemos otros tres porteros, buscaremos soluciones para cada uno de ellos», apuntaba el míster. Si Abad parece destinado a desvincularse, para Lucho (con contrato hasta el 2023) podría haber fórmulas alternativas.

defensa

Un lateral diestro y centrales

Otra plaza a la que se refirió el nuevo técnico fue la de lateral izquierdo. «Tenemos a Héctor en plantilla», señaló al hacer recuento de las alternativas a Diego Aguirre en su carril. No citó a Salva Ruiz y aunque luego trató de enmendarlo, es improbable que el valenciano siga en el Deportivo a finales de agosto. Sí apuntan a estrenar categoría en A Coruña Borja Granero y Eneko Bóveda. El primero se ha quedado solo como central y el club tratará de incorporar a otros dos, aún teniendo en cuenta que Bergantiños y el propio Bóveda pueden actuar en esa posición. En el flanco derecho, habrá fichaje para discutirle la titularidad al vizcaíno, cuya polivalencia facilitaría la continuidad de Valín si este no encuentra un proyecto en el que curtirse; atendiendo además a que el canterano es sub-23, su actitud fue buena y acabó el curso con algún problema físico.

centro del campo

El foco del problema salarial

Hay seis jugadores con ficha que pueden desempeñarse en torno al círculo central. Ha llegado Menudo, útil como enganche y como organizador, rol principal de Villares, la gran sensación del año. Junto a ellos, se cuenta con Bergantiños, más dotado para el equilibrio y la contención. El vínculo con Gandoy expira en el 2023 y podría ganar experiencia a préstamo. Lo de Uche y Borges es otro cantar. Se espera dar salida al nigeriano, liberando espacio y masa salarial, mientras que el contrato del costarricense, sin final próximo, exigirá una compleja negociación. Retornó con la idea de acabar su carrera en el Dépor y seguir después unido al club, y ha manifestado su intención de participar en el próximo proyecto.

frente de ataque

Renovación absoluta

De entre los futbolistas con perfil más ofensivo, solo Alberto Quiles, recién incorporado, es fijo en los planes. Beauvue, Rolan y Cartabia, todos con un curso más firmado, saben que no se cuenta con ellos, por cuestión de sueldo o de rendimiento. Galán no tuvo demasiado protagonismo en la campaña recién cerrada y aunque Keko se contó entre los destacados, es muy probable que le afecte la amplia renovación que se pretende acometer en su zona del campo. El club centrará sus esfuerzos alrededor del área rival para que a Borja Jiménez no le falten hombres gol.

Sueldos, incorporaciones y espacio para la cantera

Hay cinco a los que se quiere retener. A ellos se suman los cuatro recién llegados —Mackay, Aguirre, Menudo y Quiles—, y Pablo Brea, con ficha sub-23. Descontando a los menores de esta edad, ahora mismo hay en el plantel otros diez jugadores en nómina, con los que el Deportivo ya supera el máximo pactado hace dos semanas en las normas para la Primera Federación.

Dos por encima de los 17 a los que se aspira para empezar el campeonato, y faltarían por realizar al menos siete contrataciones de futbolistas que entrarán en este cupo. Dar nueve o diez bajas, que se sumarán a la de Nacho, es una labor de enorme complejidad para el grupo de trabajo que ahora dirige Carlos Rosende y que, como viene siendo costumbre en el club, encara el mercado condicionado por los pactos a los que llegó el equipo anterior.

Un lastre que ha pesado a la hora de establecer los nuevos vínculos. Ninguno de los recién llegados tiene el contrato asegurado por más de dos campañas, mientras que el de alguno que estaba ya en plantilla se extiende hasta junio del 2024 (caso de los de Uche y Keko).