«Moneyball»

Nacho Álvarez

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

11 jun 2021 . Actualizado a las 22:28 h.

Hace unas semanas, el Deportivo anunció la incorporación de Nacho Lourido para ocupar el puesto de director del recién creado departamento de teconología y analítica. Tal vez a algunas personas este nombramiento les extrañó, pero se trata de un movimiento inteligente que puede servir al Deportivo para encontrar nuevas fórmulas de crecimiento.

Moneyball es una película cuyo argumento trata de un ficticio equipo de béisbol americano envuelto en una grave crisis económica, que decide emplear la estadística para mejorar el rendimiento de sus jugadores y finalmente termina alcanzando grandes éxitos deportivos.

El reciente nombramiento de Nacho Lourido como director del recién creado departamento de «tecnología analítica y deportiva» es una excelente noticia y pone en valor la llamada profesionalización de todas las áreas del club, utilizando de manera creativa los pocos recursos económicos de los que dispone la entidad en estos momentos.

Quizás muchas personas lectoras no terminen de ver el valor de incorporar una persona con un perfil profesional como el de Nacho Lourido.

El impacto de los algoritmos en la toma de decisiones es una práctica común en el día de hoy tanto en el ámbito empresarial como, aunque no seamos conscientes, en el personal; en las sugerencias de la música que nos puede gustar que nos hacen aplicaciones cómo Spotify, cuentas a las que seguir en redes sociales como Instagram o Facebook, o la publicidad que nos puede aparecer en la pantalla de nuestro móvil después de visitar la web de una cadena de ropa o electrodomésticos, ¿por qué iba a ser el deporte y más concretamente el fútbol ajeno a esta revolución?

La NBA y el béisbol llevan años utilizando la herramienta del big data, para planificar partidos con bastante éxito. El fútbol ha sido bastante más reticente a utilizar esta metodología, destacando a Rafa Benitez como el primer entrenador de fútbol profesional que empezó a emplearla con evidentes éxitos deportivos y económicos para el Valencia y el Liverpool.

Para un club como el Deportivo, la implantación de esta metodología de trabajo puede suponer una revolución que optimice los escasos recursos económicos y ayude a fichar a un jugador en vez de otro en función del estilo de juego que pueda tener el entrenador, o a plantear los partidos haciendo especial hincapié en los jugadores. No tanto en la manera de jugar, sino en las veces que el jugador del equipo rival al que toque defender o que juegue por su área de influencia hace las jugadas con un recorte hacia la derecha o la izquierda, o su tendencia a asociarse con un determinado compañero teniendo controladas variables tales como el tramo de partido en el que más suele hacerlo, la trayectoria que suele tomar una vez pasa la pelota, el momento del partido donde alcanza un mayor rendimiento físico o dónde se suele ubicar en el área pequeña a la hora de defender un saque de esquina.

La posibilidad de obtener datos bien estructurados en tiempo real permitirán al cuerpo técnico analizar y optimizar el desempeño de sus jugadores y trabajar con ellos la toma de decisiones futuras en el campo. También planificar los cambios en función de variables de la denominada estadística avanzada, más allá del marcador.