Los jugadores del Liceo que  saben lo que es ganar la Copa

ana iglesias A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

ANGEL MANSO

Dava, Carles Grau y Adroher sueñan con volver a levantar el trofeo, esta vez con el Liceo

09 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se hizo esperar pero la Copa del Rey por fin llegó. Entre el mañana y el domingo, A Coruña vivirá cuatro días de hockey de alto voltaje. El Deportivo Liceo sueña con alzar el título. La última vez fue en el 2004 ante el Igualada. Nueve veces ha puesto el conjunto coruñés su nombre en el trofeo, pero hace diecisiete años que ansía hacerlo. A partir de mañana (en «streaming» a través de www.lavozdegalicia.es), tendrá una nueva oportunidad. Ganas no le faltan.

 Con el campeonato regular ya en el olvido, la edición del 2021 concentrará las ganas de la que no se pudo celebrar el año pasado. El inicio de la pandemia truncó todos los planes. Pero A Coruña vuelve a ser la anfitriona. Barça, Liceo, Reus, Noia, Caldes, Lleida, Girona y Voltregá se darán cita en el Palacio de los Deportes de Riazor para brindar al millar de aficionados que puedan estar en la grada del mejor hockey.

Pero en la plantilla verdiblanca ya hay cierta experiencia en eso de alzar la Copa del Rey. Dava Torres, Carles Grau y Jordi Adroher, por partida doble, levantaron el trofeo enfundados en otra camiseta. El capitán del Liceo militó durante dos años en Vic, su equipo favorito cuando era pequeño. Hizo las maletas con 18 años tras debutar en la OK Liga con el Cerceda a las órdenes de Juan Copa, quien también se hizo con el título con solo 16 años con el Dominicos. En su segundo año en el conjunto barcelonés, Dava se convirtió en el máximo goleador del torneo del ko. En esa plantilla coincidió con el portero Carles Grau. Ambos todavía se emocionan cuando recuerdan aquella edición. «Se celebró en Blanes y fue todo lo contrario a sencillo», recuerda Dava, mientras Carles rememora el fin de semana «redondo» que tuvo el equipo.

«En la primera eliminatoria nos enfrentamos al Vendrell de Sergio Miras. Era el vigente campeón y empezamos el partido perdiendo 2-0. Al final ganamos 6-3», recuerda Dava. Para acceder a la final se enfrentaron al Liceo, «les ganamos por gol de oro en la prórroga», relata Carles. El todopoderoso Barça fue su rival en la final. Un 2-1 en el marcador gracias a un gol del coruñés les permitió proclamarse campeones. «Ese año era un chaval y tenía otra visión de las cosas. En la celebración me tiré al suelo... fue una situación muy chula», recuerda aún emocionado el jugador verdiblanco.

El veterano de la plantilla, Jordi Adroher, es el que más experiencia tiene en estos lares. Precisamente, la primera Copa del Rey que levantó fue en el 2008 con el Vic en el Palacio de Riazor. Ganaron la final al equipo azulgrana por la mínima. La segunda vez ya vestía la camiseta del Barça. Fue en el 2011 y vencieron en la final al Reus. El escenario donde se estrenó Adroher volverá a ser escenario de una nueva oportunidad. «Va a ser muy especial para todos, tenemos muchas ganas de jugarla ya», asegura el máximo goleador del Liceo en la liga.

La guinda del pastel

Los tres jugadores tienen ganas de que la bola empiece a rodar. «Teníamos mucha ilusión puesta en la edición del año pasado, así que hasta que empiece no me lo voy a creer. Nos la quitaron justo cuando íbamos a empezar», afirma Dava.

Después de cerrar una campaña en la que han batido el récord de victorias consecutivas (11), igualado el máximo de puntos obtenidos (76) y cerrado el curso como el equipo menos goleado de la OK Liga, los datos invitan cuanto menos a soñar. Pero con cautela. «La cosa pinta bien pero tenemos que demostrarlo, empezar el jueves fuertes ante el Voltregá y concentrarnos solo en este partido. Pensar en una final sería equivocarnos», alerta Carles. «Es especial. Es el torneo del ko. Tenemos que estar muy concentrados y preparar bien el partido porque tenemos la ilusión de pasar la eliminatoria», indica Jordi. Aún así, Carles reconoce que lograr el título sería «el colofón a una gran temporada. Sería muy bonito. Tenemos que demostrar lo que ya hemos venido haciendo a lo largo de toda el año».

Sin embargo Dava va un paso más allá. El capitán desea con fuerza darle un título al Liceo. «Todos valen, pero unos un pelín más que otros por la carga emocional. Un título con el Liceo es como si valiera un poco más. Desde que estoy aquí ganamos dos Supercopas, y hemos tenido varias ocasiones para haber podido levantar la Copa del Rey y no conseguimos hacerlo. Tenemos esa espinita clavada», afirma. Y asegura que «es un formato que no nos va nada mal, además de que no hay mejor sitio para ganarla que aquí en casa», vaticina el capitán.