Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

El futbolista que salió del armario

TORRE DE MARATHÓN

César Quian

07 mar 2021 . Actualizado a las 22:11 h.

Cada año pasa lo mismo. En cada estación, tiramos de tarjeta de crédito para llenar el armario con lo último del mercado. Da igual si va a sentar mejor o peor. Es lo que se lleva y allá vamos todos a enfundarnos esa camiseta que por mucho que metamos para dentro la barriguita cervecera es imposible ocultarla.

Pasan las semanas y siempre hay alguien que nos advierte de que no tenemos ese cuerpo de anuncio que nos permite lucir la ropa adquirida y que quizá hubiera sido mejor otra que se adapte más a nuestra fisionomía. Pero nos resistimos a verlo. Pensamos que son los demás, que nos ven con malos ojos. Nos miramos al espejo cuando todavía está empañado del vaho de la ducha y la ropa no nos queda tan mal.

Pero llega un momento en el que ya hasta los compañeros del trabajo echan una sonrisita al vernos y el puteo comienza a ser generalizado. Y ahí es cuando empezamos a recular, miramos al armario, rebuscamos y nos encontramos con esa camiseta vieja, con más lavados que yo que sé, pero que la ponemos y es la que mejor nos sienta. Pasan los años y siempre nos sucede lo mismo. No es la más fashion, pero parece hecha a medida. Y lo mejor es que nunca pasa de moda.