La gran caída del siglo XXI

De no lograr amarrar la permanencia, el Deportivo se convertirá en el club que ha descendido más categorías en menos tiempo de todas las grandes Ligas


Ha habido caídas más veloces. Las ha habido más profundas. Pero ningún equipo de las cinco grandes ligas del mundo (España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia) ha obtenido tres descensos en cuatro cursos partiendo desde Primera División desde que empezó el siglo XXI. Una hito al que se asoma el Deportivo. La última frontera de una caída infinita.

Sí es cierto que la crisis que golpeó al fútbol del Viejo Continente a principios de siglo hizo descender a equipos y a refundar clubes con solera, llevándolos a categorías prácticamente amateurs en un abrir y cerrar de ojos. En Italia fue una sangría: Perugia, Siena, Parma, Catania, Piacenza o Venezia. Aquel Treviso que llegó a disputar la Serie A vaga hoy por la sexta categoría italiana. El Portsmouth en Inglaterra, el 1860 Múnich en Alemania o el Arles-Aviñón en Francia —otro país duramente golpeado en su fútbol— son otros ejemplos. Todos ellos han estado presentes en la máxima categoría de sus respectivos países en las últimas dos décadas. Ahora bien, su caída se produjo en los despachos. El Deportivo va camino de récord desde el campo.

Mártires nacionales

Hablando de caída a los infiernos a cualquier aficionado le salen rápidamente un puñado de candidatos: Hércules, Nàstic de Tarragona, Murcia o Racing de Santander. Solo los cántabros se acercan a la amenaza que pende sobre el Deportivo, con un viaje de Primera a Segunda B en tres campañas. Pero la debacle se frenó ahí.

Hay más casos de caídas a velocidad de vértigo. La Unión Deportiva Las Palmas de la 2001-2002 o el Rayo Vallecano de la 2002-2003 —curiosamente, ambos comenzaron la temporada con Fernando Vázquez en el banquillo—. Los insulares bajaron a Segunda B en cuatro años. Los vallecanos en tres temporadas. Pero ambos lograron regresar.

Un caso similar en Francia

Solo un caso se acerca a la debacle que debe evitar el Deportivo. La Ligue-1 francesa de la temporada 2015-2016 no fue muy memorable. El PSG de Cavani e Ibrahimovic se paseó por la competición. En esa campaña perdió la categoría el humilde Gazélec Ajaccio en su primera aventura en la máxima división nacional. Aguantó tres temporadas en la segunda división gala antes de descender a la tercera francesa. Otro descenso el año pasado le tienen hoy en la cuarta liga del país. Un récord que el Deportivo debe evitar en medio de la compleja reestructuración que el fútbol de bronce vivirá esta campaña.

En Alemania clubes como el Energie Cottbus, el Unterhaching o el Alemannia Aachen —todos con pasado relativamente reciente en la Bundesliga— necesitaron muchos más años para completar su trágico camino al fútbol no profesional.

En Inglaterra, el récord de velocidad en descenso en el siglo XXI lo tiene el Portsmouth. De la Premier a la League Two —cuarta división— en cuatro campañas. Pero uno de sus descensos fue administrativo.

Campeones contra las cuerdas

El drama podría ser aún más llamativo tratándose el Deportivo de uno de los únicos nueve campeones de Liga.

Incluso en el resto de ligas del continente, con un palmarés mucho más repartido, es raro ver a campeones tan abajo. Pero los hay, claro. El Kaiserlautern milita en la tercera alemana y el 1860 Múnich llegó a estar en la cuarta. Aunque ninguno con caídas tan meteóricas como la que trata de evitar el conjunto de Rubén de la Barrera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

La gran caída del siglo XXI