El Deportivo jugó dos partidos en uno


El Dépor fue mejor que el Guijuelo. De eso no puede haber duda. Mereció ganar por intenciones y oportunidades, pero acabó sufriendo para sostener el 1-0 después de ofrecer dos caras opuestas en un solo encuentro.

El conjunto blanquiazul venció al último clasificado del grupo. Necesitaba la victoria y marcar por fin y encontró ambas cosas ante el adversario más propicio. Un triunfo que aún cobra mayor valor atendiendo a lo sucedido en el resto de campos en los que jugaban aspirantes a buscar el ascenso en la próxima fase.

La primera parte dejó varios detalles positivos, más allá del gol de Lara. El Deportivo pasó más tiempo en campo contrario que en anteriores partidos, dio continuidad al juego y supo conservar el balón, moviéndolo con acierto. Nada que ver con lo sucedido tras el descanso, cuando un oponente con muchos menos recursos impidió progresar con claridad y generó peligro con sus centros al área, antes y después de quedarse con un futbolista menos. El equipo coruñés no puede depender de esa manera del rival a la hora de dominar los partidos.

Echo en falta un centro del campo con argumentos distintos a la mezcla entre Borges y Uche. No son capaces de imprimir ritmo a las acciones y además se pierde al costarricense en zona de remate, donde ha ofrecido su mejor rendimiento en el Dépor.

Entre las grandes novedades estuvo la titularidad de Rayco y Villares, que aportan una diferencia en intenciones y un necesario desparpajo. También la llegada de Raí aumenta las opciones para construir porque es capaz de retener la pelota y asociarse con acierto, además de pisar área. El ingreso de Héctor y Bóveda también refleja una búsqueda de alternativas frente a lo visto en los cuatro primeros partidos de Rubén de la Barrera. Aunque de todas las novedades la que más llamó la atención fue la de Lucho. El colombiano es muy buen portero, pero no parecía que el problema hasta ahora estuviera en la portería. A veces hay que alterar cosas, aunque al hacerlo señalas a Abad, inevitablemente

Arriba, la lesión de Miku condiciona el once y el trabajo de toda semana. Y para reemplazarlo, el entrenador no recurre a Beauvue, que podría ofrecer un perfil similar; desplaza a Rayco. El diseño del duelo cambia antes de empezar, para bien del Dépor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

El Deportivo jugó dos partidos en uno