Algo mejor sobre el césped, mucho peor en la clasificación


El Deportivo mejoró en todo lo que se esperaba. Creció en el inicio de juego y la elaboración. El problema está en que la progresión solo se registró a rachas y no tuvo ningún impacto positivo en la clasificación. Frente a Unionistas se vio una idea clara de juego y a futbolistas que iban a fijar adversarios para tratar de darle continuidad al juego. También se pudo apreciar mayor movilidad de los jugadores blanquiazules por delante de la pelota. El juego fue más profundo y hubo más llegadas al área rival. Pero el fruto fue el mismo de anteriores ocasiones: el conjunto coruñés sigue sin marcar.

Por la derecha, Rubén de la Barrera otorgó mucho protagonismo a Keko, que circuló hacia dentro dejando espacio a Valín. A cambio, en la izquierda Salva Ruiz apareció menos en ataque para favorecer los uno contra uno de Lara.

El plan contó con el adversario óptimo, porque Unionistas se organiza en líneas muy próximas que no se rompen y permite a su oponente tener la pelota, a cambio de no regalar oportunidades de contra. Esa tolerancia ayudó a que el Dépor se acercara a la portería de Serna e incluso chutara con más frecuencia que en encuentros anteriores, pero apenas gozó de ocasiones claras y superó los 400 minutos sin marcar. En consecuencia, se coloca en su peor posición en la tabla esta temporada y el nuevo entrenador acumula su tercer encuentro sin ganar. A nivel futbolístico está esa leve mejoría, pero el objetivo se aleja y el ascenso queda a la distancia de un milagro.

En esa situación, llama la atención que solo se consumieran dos cambios cuando la victoria era el único resultado válido. No hubo revulsivo desde el banquillo pese a que quien disfrutó de más minutos como relevo, Borja Galán, demostró que se podían cambiar cosas con las sustituciones. Entró además por Keko, el mejor futbolista sobre el césped a nivel ofensivo. No deja de ser un lujo prescindir de alguien así cuando disputas una final, por muy fatigado que esté.

El encuentro sirvió además para confirmar que Raí es ese jugador de cuatro goles en 27 jornadas en el Ibiza, un equipo con una intención similar a la que tiene ahora el Deportivo. Demuestra capacidad técnica pero mucha intermitencia en el juego y no parece un futbolista determinante cuando es justo eso lo que resulta obligado incorporar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Algo mejor sobre el césped, mucho peor en la clasificación