Rubén de la Barrera: «La pelota a los de arriba no se la lleva la cigüeña»

El técnico elogió a Unionistas y también la actitud de Diego Rolan, además de reclamar refuerzos si sale el uruguayo, especialmente para conectar la medular y el ataque del Dépor


Rubén de la Barrera acudió a sala de prensa con la intención de recalcar la importancia del próximo encuentro, pero su comparecencia de más de media hora dio juego más allá del duelo ante el Unionistas. Un rival al que elogió: «Viví muy de cerca el nacimiento de ese club. Me llamaba la atención la masa que movía. Han hecho francamente bien las cosas para poder llegar a la categoría a la que han llegado. Y en el proyecto actual algo bueno han hecho también para tener los números que tienen y competir de la manera en que lo hacen. Un día o dos, las cosas pueden ocurrir de manera casual, pero después de este período, casualidades hay pocas». Incidió en que los futbolistas del conjunto charro «están muy comprometidos y creen en lo que hacen. Es un grupo altamente competitivo» y adelantó que en Riazor habrá «un rival que defiende bien, que se protege por dentro y que no concede espacios». Frente a ello, una fórmula clara: «Tenemos que evitar que corran y exploten distancias que podamos dejar mientras atacamos. Será una cuestión de concentración total y no volvemos locos porque el partido dura lo que dura, no podemos pensar en resolverlo en los primeros diez minutos».

El entrenador del Deportivo lanzó un mensaje contundente: «El domingo solo puede existir un equipo en el campo. Hay que morir por este escudo y todos los que formamos parte de este club lo tenemos claro. Es el domingo o el domingo». Idea en la que insistió varias veces: «Es una final. Un único partido en el que nos tenemos que centrar. En otras ocasiones, es el juego el que te acerca a los resultados, pero ahora necesitamos un resultado que nos permita acercarnos al juego que queremos llevar a cabo. Una victoria nos acercaría a seguir ganando». Y es que, como recordó De la Barrera, «nos hace falta una victoria y tiene que ser este domingo. No puede ser otro día». «Uno no sabe dónde están los puntos. Si en un calendario atribuyes tres puntos, uno o ninguno por lo que tú consideras el nivel de dificultad, la realidad luego es bien distinta. Aquí ni siquiera nos podemos plantear eso, solo podemos pensar en sacar tres puntos en todos los partidos y luego se verá si es suficiente. No es cuestión de cuentas», manifestó el técnico blanquiazul.

Para afrontar esta cita crucial, el míster espera poder incorporar al menos a un par de futbolistas recién salidos de la enfermería. «Keko y Uche han dado un pasito al frente. Podría pensar en ellos de cara al partido. Héctor es el que más en el aire está», desveló. A ellos, se sumaría Raí, cuyo fichaje valoró muy positivamente: «Ha llegado bien y está en condiciones de ayudar al equipo desde el primer momento. Lo veo en cualquier posición de ataque, tanto por fuera como por dentro. Es un jugador que piensa en la portería, agresivo en todo lo que hace». En el terreno de las ausencias, solo hay una segura, por sanción. «Más que condicionarnos la baja de Mujaid, en el partido tendrá que ver cómo ataca Unionistas a diferencia del Compostela. No podemos conceder tanto espacio a la espalda», sostuvo el técnico.

Tampoco existe la certeza de que vaya a poder emplear a un futbolista tan importante como Rolan, a quien Fernando Vidal colocó en el mercado por las necesidades económicas que tiene el Deportivo. «Hasta el último momento, hasta que se clarifiquen las cosas, Diego es nuestro jugador. Lógicamente, vamos a contar con él. Está ayudando al club, al equipo, y su actitud en esta semana ha sido encomiable», apuntó el entrenador coruñés, antes de pronunciarse acerca del impacto que supondría perder al uruguayo. «Yo soy un empleado del club, no voy por mi lado. Y como tal tengo que atender a dos cuestiones: los jugadores que tengo disponibles y la situación del club. Si se considera que Diego no puede continuar para cubrir un presupuesto, lo tengo que entender, independientemente de que me interese o no. El entrenador tiene que ir de la mano con el club. Ahora mismo Diego es un activo del club y está entrenando espectacularmente bien. Normalmente cuando ocurren estas situaciones aquellos que piensan en otros lugares dejan de estar donde tienen que estar, y eso no está ocurriendo», aclaró.

Concluyó, eso sí, que «lógicamente, si sale gente tiene que llegar gente para ayudar al equipo a cumplir el objetivo. Está muy claro qué se pretende y cómo se podría complementar la plantilla». Y en ese contexto, se refirió a la ausencia en el plantel de jugadores que enlacen la medular con el área rival: «Es una obviedad. La pelota a la gente de arriba no se la lleva la cigüeña, se la tiene que llevar una serie de procedimientos que tienen que estar bien construidos y que van a condicionar absolutamente todo. El atacar de la mejor manera te va a permitir no estar expuesto en el momento en que pierdes la pelota. Es un proceso colectivo, no es cuestión de pasársela a alguien, que se quite a diez de en medio y que haga gol. No es un uno contra once. Esto parte de tus capacidades como equipo y del tipo de defensa que te vas a encontrar. Unas veces te va a permitir ir por dentro y otras tendrás que ir por fuera. Un equipo tiene que saber atacar y defender de varias maneras. Si un equipo me cierra por dentro, habrá que descubrir otros caminos, y a la inversa. Eso todo se construye, se entrena y se ve facilitado por la presencia de grandes jugadores, no se puede olvidar».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Rubén de la Barrera: «La pelota a los de arriba no se la lleva la cigüeña»