Manu Sánchez: «Solo tenemos a 15 de campo, es evidente que necesitamos refuerzos»

«Tuve que cambiar cosas que yo como entrenador no he creído nunca», dice el entrenador del Deportivo Abanca


Manu Sánchez (A Coruña, 1978) aprovechó unos días de descanso en Navidad para escapar del fútbol, hacer balance del 2020 y pensar en lo que queda por delante. Se sincera en La Voz. Repasa logros, admite responsabilidades en los malos resultados y suplica ayuda para que su Dépor sea más competitivo en la segunda vuelta, «siendo consciente de la realidad económica del club».

-Se acabó el 2020. ¿Cómo lo han vivido?

-El balance global tiene que ser muy bueno. Empezamos y terminamos el 2020 en Primera, que eso ya de por sí es mucho, y además vivimos momentos mágicos durante el primer trimestre, como los partidos de Copa contra el Valencia y el Barça o la remontada al Real Madrid. Lo que es la temporada 2020-2021 no empezó bien, es el punto negro que tenemos, pero aún así recibimos noticias muy buenas a nivel individual de nuestras jugadores como las convocatorias para la selección de Peke y de Athenea, y también, si se me permite, de Teresa y de Misa. El B también ha hecho un gran año, y por eso el 2020 es muy bueno a nivel de proyecto de club.

-Ha habido un cambio en el último mes. Y con él han vuelto los buenos resultados.

-Desde que empecé como entrenador siempre me gustó que mi equipo tuviera un buen trato de balón, una salida imaginativa, un juego dinámico, ataque desde el minuto uno... Y eso este año, por desgracia, es mi lunar. Yo me hago responsable del mal inicio del equipo, porque he intentado hacer lo que he hecho siempre y no ha funcionado. He tenido que cambiar ciertos comportamientos, cosas en las que yo como entrenador no he creído nunca, pero que ahora tengo que llevarlas a cabo. La frase de «muere con tus ideas» la firmo, pero con matices. Hay cosas a las que no voy a renunciar nunca, pero hay otras que sí he podido cambiarlas y están funcionando, a la vista de los resultados. Estoy intentando convertirme a otra religión, o por lo menos entender sus preceptos.

-¿A qué no va a renunciar?

-Lo de mirar a la portería rival como primer objetivo. Lo dije incluso en el 2018 la semana previa de aquel fatídico partido contra el Oviedo en Arteixo. Yo no sé salir a empatar, a especular.

-¿Dónde estuvo el «clic» en su cabeza para decidir hacer esas cosas que no le gustan?

-Cuando empezó la temporada vi que no funcionaban todos esos contextos con los que siempre habíamos trabajado. Ahí ya empecé a darle vueltas para ver cómo seguir haciendo lo mismo, pero de otra manera. Cambios de sistema, de futbolistas, de forma de trabajar... Pero todo seguía sin funcionar. El partido contra el Atlético fue el peor de la historia del Dépor femenino e incluso también de un equipo mío. En ese momento asumí que no podía buscar el mismo objetivo. Ahí ya me dije: «A lo mejor tengo que hacer lo que hace el 80 por ciento de los equipos, porque ya no es que me funcione, es que estoy regalando goles y puntos a los rivales». Lo analizamos. Por encima del 70 % de los goles eran regalos nuestros. Así que empecé a buscar mecanismos con los que limitar esos regalos. Hemos dejado de asumir ciertos riesgos que no nos estaban dando beneficio. Es un comportamiento nuevo para mí y para ellas, que tampoco creían en esta nueva forma de jugar, pero en la que con los resultados empezamos a creer todos.

-El inicio del 2021 es muy potente, contra muchos rivales de la parte de abajo.

-Es un comienzo exigente. Con el encuentro aplazado contra el Rayo serán tres partidos en siete días, con viajes largos. Seremos el único equipo de la Liga que se desplace en Reyes, el resto de partidos son derbis, y a nosotros nos toca Tenerife. Al estar en Navidad parece que ha acabado la primera vuelta, pero aún faltan bastantes partidos para que así sea. Hay equipos de la zona baja que van a salir de ahí; así que es prematuro hablar de rivales directos. Hay conjuntos que se están reforzando mucho y va a dar muchas vueltas todo.

-Habla de rivales que se refuerzan. Ustedes pierden jugadoras.

-Lo de Lía era algo con lo que contábamos y con Kenni llegamos a un acuerdo, salir era lo mejor para ella. Y ahí estamos, planteando diversas opciones al club de las necesidades que tenemos, sin obviar las realidades económicas que tiene el fútbol actual y el propio club.

-Pero mire que son solo 15 jugadoras de campo las que tiene, aunque solo sea por número... Alguna tendrá que llegar, ¿no?

-Sí, como dice son 15 del primer equipo, es evidente que el equipo necesita refuerzos. Tenemos la esperanza de una operación que hay en marcha desde el verano, que a ver si ahora podemos inscribirla... Y después seguiremos mirando opciones. Este es un mercado muy complicado porque el nacional es casi inexistente, solo se puede fichar a quienes hayan jugado menos de cinco partidos, y el extranjero también se complica con la reactivación de las ligas americanas. Harían falta uno o dos fichajes en la defensa, es en donde estamos más cortos, y también una o dos piezas para el mediocampo. A ver... Pero bueno, igualmente seguiremos apostando fuerte por las chicas con licencia del filial, que están realizando un gran año.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Manu Sánchez: «Solo tenemos a 15 de campo, es evidente que necesitamos refuerzos»