Lecciones para el Deportivo de un simulacro de «play-off»


El duelo con El Ejido no tiene trascendencia en cuanto a los objetivos del Dépor esta temporada. La Copa del Rey no puede servir siquiera como distracción. Pero sí podría valer esta vez para medir el comportamiento del conjunto de Fernando Vázquez ante un simulacro de play-off. A él acudió con muchos titulares para medirse a otro equipo enfrascado en la misma categoría, en condiciones idénticas a las que debería afrontar en la última fase de la lucha por el ascenso.

El planteamiento inicial fue esperanzador. Realmente bueno, con un alto número de jugadores moviéndose por delante del balón y una transición rápida y vertical que permitió al Deportivo ponerse por delante y manejar el partido hasta el minuto 35.

La expulsión lo cambió todo. Para demasiado mal. Se intuía que en la segunda parte la iniciativa iba a ser de El Ejido y eso no solo se dio desde la reanudación, sino que se siguió manifestando después de que la expulsión de Rosa equilibrara el número de jugadores en ambos equipos.

Con el resultado a favor, el entrenador recurrió a una opción muy válida para cerrar el partido: la de volver a los tres centrales. Sin embargo, no sirvió, y solo los errores del árbitro y las intervenciones del portero evitaron que ese tránsito de más a menos acabara mal.

Lucho merece una mención especial. Es difícil que un meta suplente destaque, y él demostró que se puede contar con él; que si ya había motivos de satisfacción con Carlos Abad, ahora la garantía en la portería blanquiazul es todavía mayor.

Un Dépor gris avanza en la Copa

Pedro Barreiros

El equipo coruñés doblega al El Ejido gracias al gol de Héctor Hernández en un mal partido marcado por las polémicas decisiones del árbitro en contra del rival

El Deportivo venció al El Ejido en la primera ronda de Copa en un mal partido, deslavazado y sin ritmo, que se resolvió gracias al gol de Héctor Hernández en los primeros minutos del partido. Al equipo coruñés, que jugó con diez desde la media hora, le faltó orden y le sobraron nervios en una segunda parte en la que su rival mereció mejor suerte. Este vio cómo le anulaban dos goles de forma injusta. Los blanquiazules no resolvieron sus dudas ni se quitaron el amarguísimo regusto del pasado domingo.

Desde el principio quedó claro que al Deportivo le iba algo más en el envite que a su adversario. La alineación blanquiazul para la Copa bien podría haber sido la de cualquier partido de Liga. Entre los habituales, solo Agbo y Rolan comenzaron en el banquillo, mientras Vázquez guardó en el cajón su esquema de los tres centrales y resituó un rombo en el centro del campo: Bergantiños como vértice más cercano a la defensa, Gandoy por la izquierda, Borges a la derecha y Lara en la mediapunta.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Lecciones para el Deportivo de un simulacro de «play-off»