El calvario de Borja Valle, sin cobrar desde que llegó a Rumanía

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

Impagos y malos resultados lastran el Dinamo de Bucarest, con el gallego Álex Couto como director deportivo

16 nov 2020 . Actualizado a las 16:30 h.

El Dinamo de Bucarest, un club histórico de Rumanía que esta temporada cuenta con indiscutible protagonismo español, se debate entre dudas apenas unos meses después de arrancar la temporada. Adquirido el pasado verano por el empresario andaluz Pablo Cortacero, no tardó en incorporar a su proyecto a figuras conocidas de la Liga, como los exdeportivistas Borja Valle y Abdoulaye Ba, o incluso situar de director general al entrenador gallego Álex Couto.

Solo unos meses después, la ilusión ha dejado paso a los contratiempos, y los malos resultados deportivos se han visto acompañados por las denuncias de impagos a los profesionales. El propio Borja Valle escribió en sus redes sociales: «Los problemas no se ven, pero existen… nosotros seguiremos dando la cara siempre!» Aunque ahora rechazó explicar su situación, a este futbolista, fichado en septiembre, no se le han abonado nómina alguna, por lo que estaría planteándose denunciar su contrato ante la FIFA y reclamar la carta de libertad en una vía de salida que podrían seguir muchos de sus compañeros.

Álex Couto, con un cargo de responsabilidad en el histórico equipo rumano, aludió a una cláusula de confidencialidad de su contrato para no manifestarse públicamente. Hace solo unos días, el máximo accionista sí que tuvo que salir al paso de la situación generada y reconocer las dificultades que atraviesa el club mediante un comunicado en el que reconoció retrasos en los pagos y hasta mala gestión, pero insistió en que el pasado viernes hizo un primer abono para sueldos y proveedores. «El dinero irá a las cuentas del club a principios de la próxima semana», se comprometió Cortacero.