Manu Sánchez: «Tenemos jugadoras que no van a dejar que esto se caiga»

El entrenador del Deportivo femenino destaca el carácter de sus futbolistas, a las que se vio llorando sobre el césped tras la última derrota, y lo destaca como fundamental para revertir la situación


A Coruña

El Deportivo femenino encajó el domingo su sexta derrota consecutiva. Un duro varapalo, que llevó a algunas de las jugadoras a tirarse al suelo al finalizar el último duelo, llorando desconsoladas. Manu Sánchez saca una lectura positiva a esa escena. «Están mal anímicamente, sienten mucho este equipo. Era un día especial para revertir la situación y ellas lo padecen más que nadie. Es un orgullo ver a las jugadoras así en la sexta jornada, porque eso quiere decir que están muy responsabilizadas. Tenemos jugadoras que no van a dejar que esto se caiga», explica.

El último tropiezo llegó con saña. Encajando en e l minuto 95, en la última jugada. «Fue un partido con diferentes momentos. En unos fuimos mejores, en otros el Sevilla consiguió imponerse. Fue bastante abierto. Quizás lo más justo hubiera sido un empate, pero ese gol en el descuento deshace un poquito todo», dice.

«El análisis global es negativo. No es normal que en seis partidos no logremos un punto. Arrastramos diferentes factores, que no tienen que ser excusa, como pueden ser las bajas, mecanismos que teníamos interiorizados que no están funcionando... Estamos cambiando muchos de ellos y eso necesita tiempo para que las jugadoras nuevas entiendan lo que buscamos», agrega.

Sánchez no quiere mirar más allá del próximo partido, que será el sábado frente al Levante. «Ya sabíamos que la decisión de la RFEF de que desciendan 4 equipos esta temporada iba a complicar mucho más el objetivo, pero ni por asomo nos planteamos eso ahora mismo, sería poner losas encima de las jugadoras», advierte.

Castigo con saña para el Deportivo femenino ante el Sevilla

Iván Antelo

Sexta derrota consecutiva, esta vez cayó con un tanto en el minuto 95 en Riazor

Era el 12 de febrero. El Deportivo femenino, en su versión moderna, jugaba su primer partido oficial en Riazor. Contra el Valencia de Mari Paz. En Copa. En aquel cuadro che que se llevó siete también estaban Natalia Gaitán y Zenatha Coleman. A la primera la intentó fichar poco después el cuadro coruñés, seduciéndola con un talonario emocional (su gran amiga Carolina Arbeláez vestía de blanco y azul y también su compatriota Bedoya), pero fue insuficiente ante la llamada del Sevilla. El destino quiso que ambas se reencontraran con el Dépor, nueve meses después, en el segundo encuentro oficial de As Nosas en el templo herculino, el primero en Liga. Y fue la delantera namibia la que adelantó a su equipo, observando desde el banquillo cómo sería contrarrestado por Blanco, para salir luego corriendo a celebrar el 1-2 cuando el partido moría en el 95. Castigo con saña para As Nosas, redención para Coleman y Gaitán.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Manu Sánchez: «Tenemos jugadoras que no van a dejar que esto se caiga»