Carlos Abad, el primer cerrojo para el Dépor

El club coruñés comienza a sentar los pilares de su proyecto de retorno al fútbol profesional con Carlos Abad, un portero de 25 años y 1,93 metros


Carlos Abad, un portero de 1,93 metros procedente del Tenerife, se comprometió con el Deportivo por dos temporadas. Hace poco más de un año, la última vez que visitó Riazor, el partido acabó en fiesta local, pues los coruñeses se clasificaron para disputar la promoción de ascenso que acabaron pifiando en Mallorca, mientras el ahora nuevo futbolista blanquiazul defendía las redes de un Córdoba descendido a Segunda B. Nada pudo hacer el alto y corpulento guardameta para detener los goles de Borja Valle (a bocajarro) y Pedro Sánchez, este de espléndido disparo por la escuadra, pero sí se tiró felino a los pies de Nahuel para evitar la goleada en el tramo final. El curso que acaba de finalizar jugó en el Xanthi de la Superliga griega, donde su equipo acabó penúltimo, pero también como uno de los menos goleados. El cancerbero mantuvo su portería a cero en ocho ocasiones.

Sus buenas actuaciones no pasaron desapercibidas en el Tenerife, propietario de su pase, pero la presencia del titularísimo Ortolá (exdeportivista) y la ascendencia de Dani Hernández, uno de los capitanes de la plantilla isleña, le cerraron las puertas de retorno al equipo de su tierra. Nacido hace 25 años en Puerto de la Cruz, vistió por primera vez la elástica chicharrera como infantil y, recién completada su etapa juvenil, llamó la atención del Castilla de Zidane, donde militó durante dos temporadas en Segunda B. Luego regresó a Tenerife por campaña y media, pero apenas volvió usar los guantes hasta que le llegó la referida cesión al Córdoba, en el que coincidió con el defensa gallego Miguel Loureiro. «Recordo que Carlos estivo moi ben naquela primeira volta e nos deu moitos puntos», explica el jugador, que ahora milita en las filas del Andorra, de Segunda B. «É un porteiro de garantías, que transmite moita seguridade. É moi alto e corpulento, e nos balóns aéreos é moi fiable», destaca.

Precisamente por enlazar esa etapa de minutos de fútbol en la ciudad de los califas y la que acaba de completar en Grecia, Abad puede presumir de llegar al Deportivo en el mejor momento de su carrera profesional. A la espera de que con toda probabilidad llegue un nuevo guardameta específico para el primer equipo, el futbolista canario compartirá entrenamientos con los fabrilistas Alberto Sánchez y Pablo Brea, quienes hasta ahora eran los únicos porteros a las órdenes de Fernando Vázquez tras las despedidas de Dani Giménez y Jovanovic.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Carlos Abad, el primer cerrojo para el Dépor