Un balón de oxígeno para el Deportivo

Iván Antelo A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

Ballesteros

La paralización del calendario permite al club coruñés ganar tiempo mientras no se resuelven los casos abiertos en la federación y en el CSD

25 ago 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

La federación ha movido ficha y ha ejecutado su derecho de bloqueo sobre el calendario de competición propuesto por la Liga, por lo que se pone en peligro el inicio de la competición previsto para el 12 de septiembre, a no ser que haya algún tipo de pacto. En ese sentido, la RFEF solita la intervención del CSD, para que medie ante los conflictos abiertos en el fútbol desde el estallido del caso Fuenlabrada.

¿Quién tiene la potestad de aprobar el calendario?

El último convenio de coordinación firmado en el 2019 entre la Liga y la federación establece que es la patronal la que tiene que tener la iniciativa para proponer un calendario, respetando siempre las fechas FIFA y UEFA tanto de selecciones como de clubes. «El presidente de la RFEF dispondrá de 10 días para ratificar o rechazar el mismo. La no ratificación deberá ser expresa y debidamente motivada», recoge el artículo 1 del citado documento. «En caso de no ratificación, LaLiga deberá presentar una nueva propuesta que deberá ser respondida en el plazo de 5 días. De no ser aprobada esta última propuesta, el Consejo Superior de Deportes resolverá sobre ello», agrega. Y es en este proceso en el que nos encontramos. La RFEF utiliza su derecho de veto al calendario, de forma razonada, y pide la intervención del CSD.

¿Por qué la federación no acepta el calendario?

La RFEF envió una carta al CSD en la que explica que «no puede autorizar el calendario de competición propuesto por la LNFP, mientras no se resuelvan, por parte del CSD, los conflictos planteados y mientras las autoridades competentes no garanticen la opción de iniciar las competiciones oficiales de fútbol de ámbito estatal en su conjunto». Es decir, por un lado sale en auxilio de equipos como el Deportivo o el Numancia, que están peleando por su derecho a jugar en Segunda; y por otro por el resto de futbolistas y clubes que compiten en ligas no profesionales. «Todos los jugadores de fútbol con contrato de trabajo deben tener el mismo derecho a poder ejercer su profesión», advierte. «En el momento en que exista una garantía por parte de los poderes públicos competentes de poder iniciar las competiciones, la RFEF estudiará el calendario» finaliza.

¿Qué supone esto para el Deportivo?

Un balón de oxígeno, ante el intento de la Liga de acelerar el proceso de inicio de la competición, sin antes haberse resuelto los expedientes abiertos. Hasta hoy no finaliza el plazo de alegaciones a la propuesta del instructor de descender al Fuenlabrada, sobre la que todavía tiene que resolver Competición (en el club coruñés tenían esperanzas de que fuera esta semana). El bloqueo de la federación permite ganar tiempo hasta que se resuelva el caso y además mete en el terreno del juego al CSD para que intervenga (bien promulgando un pacto en forma de liga de 24 o de 26; bien aportando otra salida).

¿Qué le pide exactamente la RFEF al CSD?

Amdreu Camps, secretario general de la RFEF, envió una carta a Joaquín de Arístegui, director general del CSD, para comunicarle los múltiples frentes abiertos por el caso Fuenlabrada, y que siguen pendientes de resolución. Alude en el escrito a las reivindicaciones del Deportivo y del Numancia, con solicitud de «paralización de la competición» incluida; la petición de la AFE de ampliar la Segunda a 26 equipos; o el intento de la Liga de invalidar la resolución del Comité de Competición sobre el caso Fuenlabrada al entender que el juez competente es el suyo. «Este conjunto de circunstancias hace que estemos ante un conflicto del marco jurídico aplicable que debería ser resuelto por el propio Consejo Superior de Deportes de manera urgente, previo al inicio de las competiciones y de la aprobación del calendario, en aplicación de la legislación vigente», explica Camps.

¿Cuál ha sido la actitud del CSD hasta ahora?

Un comunicado contundente emitido el 22 de julio criticando a la Liga y al Fuenlabrada por el viaje a A Coruña y 33 días de silencio posterior, dejando que la bola de nieve siga creciendo. Una realidad que contrasta con la liberada agenda de la presidenta del CSD, Irene Lozano, durante este mes de agosto, que por el momento no ha dado signos de intentar acometer un pacto como el de Viana, que posibilitó la vuelta del fútbol en el mes de junio, en pleno estado de alarma por el covid-19.

¿Qué sucede con el sorteo de Primera y Segunda?

Una vez conocido el bloqueo del calendario, la comisión delegada de la Liga emitió una nota de prensa en la que insiste en llevar a cabo el sorteo este jueves, ignorando las advertencias de la RFEF.

¿Qué pasa si esto sucede?

Camps ya alertó tanto a la Liga como al CSD de que tomará medidas si se lleva a cabo. «Dos cosas deben quedar absolutamente claras. Mientras no haya un calendario aprobado legalmente no habrá sorteo de las competiciones y, segundo, el sorteo lo hará la RFEF en el momento en que esté aprobado el calendario y no antes. Queremos dejar constancia que si la LNFP realiza un sorteo ilegal, el mismo no solo será totalmente inválido, sino que esta RFEF denunciará al presidente y al director de competiciones de la LNFP ante las autoridades administrativas y ante la justicia por incumplimiento del marco jurídico vigente, vulneración de Estatutos y Reglamentos e infracción muy grave del artículo 76, apartado 2, letra a) de la ley del deporte, pero además denunciará la vulneración de las normas deportivas más elementales ante la FIFA y la UEFA.».