Bergantiños a Praena: «Muchas gracias de parte de mi familia»; la respuesta del presidente: «Preocúpate de cuidar bien tu vestuario»

El presidente del Fuenlabrada increpó al capitán blanquiazul después de que este tuviera un desencuentro con Sandoval y varios jugadores protagonizaran dos tanganas


Hacía algo más de media hora que el partido había concluido cuando Álex Bergantiños se dirigía hacia la salida del estadio. En ese instante, ante sí emergió la figura de Jonathan Praena. En solo unos segundos, por la mente del capitán del Deportivo pasó, de forma fugaz, la mañana del miércoles. Tres horas en apenas un cuarto de minuto. La detención delante de su domicilio con su familia viéndolo. El interrogatorio. Verse señalado. Y fue entonces cuando el de la Sagrada Familia no pudo contenerse: «Muchas gracias de parte de mi familia por lo que me habéis hecho», le espetó al dirigente madrileño.

Praena —máximo responsable de un club que horas antes de la detención había anunciado poner el caso en manos de la fiscalía—, lejos de evitar la confrontación, metió el dedo en la llaga del capitán en lo que a la filtración del audio de wasap se refiere: «Yo no tengo nada que ver en tu detención... Preocúpate de cuidar bien tu vestuario», aseguran algunos testigos que se le oyó decir mientras se alejaba de Bergantiños.

Persecución

Minutos antes de este incidente, y cuando las cámaras de televisión todavía funcionaban, José Ramón Sandoval no perdió la oportunidad de dejarse ver. Recorrió medio campo para acudir en busca de Bergantiños. «Álex, estoy contigo», repetía mientras intentaba mostrar un gesto de cariño y darle la mano. Pero su interlocutor no estaba para bromas. Dolido por lo sucedido, pero sin ganas de entrar en una discusión fue retrocediendo, mientras el técnico madrileño lo acosaba. Cuando trataba de separarse, le reprochó lo mal que lo había pasado su familia desde el pasado miércoles. «¿Ahora me vienes con esto?», aseguran que le dijo mientras le insistía en que lo dejara tranquilo.

Posteriormente, en rueda de prensa, Sandoval disfrazó el desencuentro, deshaciéndose en elogios hacia su interlocutor: «Con Álex no puedes regañar, es una excelente persona. Me gustaría tenderle la mano, tiene una carrera inmaculada y ha sido víctima de algo que todos los que estamos viviendo esto ha sido así (...) Quiero mandarle un abrazo a su familia, porque son las personas que están detrás de nosotros las que están mal. Nosotros estamos en medio de este circo y él ha demostrado lo que es él. Le mando un abrazo y aunque esté cabreado, la gente que está dentro del fútbol sabemos lo que ha pasado. Álex seguirá siendo la misma persona», declaró.

Y mientras técnico y capitán dirimían sus diferencias en el campo, Mollejo y Jeisson Martínez a punto estaban de provocar una tangana. Tuvieron que intervenir varios compañeros para que no fuera a más.

Tangana

No era la primera discusión fuerte entre jugadores de la noche. En el descanso, ya hubo sus más y sus menos. Jugadores de ambos conjuntos se enzarzaron en una fuerte discusión en la que tuvieron que mediar compañeros. Una demostración más de que, a pesar de que en el campo fue un partido limpio, los ánimos de los integrantes de ambas escuadras estaban alterados.

Capítulo aparte merece Miguel Melgar, director deportivo del Fuenlabrada. Días después de asegurar en Radio Marca que «lo que está pasando con el Fuenlabrada huele a mierda», y arremeter contra el agente de Borja Valle y de Hugo Fraile por decir que los futbolistas del club madrileño habían viajado a A Coruña desconocedores de varios integrantes del club habían dado positivo, tuvo sus más y sus menos con algunos empleados del Deportivo.

Aseguran algunas fuentes que «su comportamiento desde que se bajó del autobús, dejó mucho que desear, con exigencias y malas formas hacia alguna gente de nuestro club», sostienen.

Los varios asientos que separaron a los consejeros de ambos clubes son el reflejo de un bochornoso episodio en la historia del fútbol español que ha distanciado A Coruña de Fuenlabrada mucho más de seiscientos kilómetros.

Un viaje marcado por el secretismo

Desde que se puso en marcha el protocolo de regreso a la competición, los clubes visitantes están obligados a informar a los locales de qué personas integrarán la expedición, hora de llegada, localización...

Es rara la excepción a la norma. Hasta que el Fuenlabrada regresó a A Coruña. El temor la entidad que preside Jonathan Praena a que algún grupo de la afición blanquiazul pudiera preparar un recibimiento a sus jugadores, trató de llevar en secreto su viaje a A Coruña. De hecho, en la reunión de coordinación de seguridad mantenida el día anterior al duelo, no se sabía ni cómo ni a qué hora viajaba. Según algunas fuentes, tal era la incertidumbre que incluso se estudió la posibilidad de organizar dos dispositivos de seguridad, uno en Alvedro y otro en Lavacolla, por si el Fuenlabrada no comunicaba su plan de viaje.

Finalmente, sí hubo aviso, y las fuerzas de seguridad controlaron en todo momento los movimientos de los expedicionarios.

Lo que no hubo hasta avanzada la tarde fue información sobre quiénes serían los expedicionarios. Y es que el Fuenlabrada intentó incluir hasta última hora más jugadores de los que le permitió la Liga. Cinco fueron, en concreto, los futbolistas a los que la organizadora de la competición no dejó viajar por no existir plena seguridad de que no pudieran generar un problema sanitario.

En mensaje enviado por la alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, a la Liga sirvió para apurar las comunicaciones. La primera edil de la ciudad instó a que antes de que el equipo aterrizara le mandaran pruebas de que no habría peligro de infección en la capital herculina.

La Liga cumplió y los informes con los expedicionarios llegaron a A Coruña. Pocos minutos después lo hizo el avión y finalmente se disputó el encuentro sin problema alguno.

Fran y Valerón comenzarán a trabajar en el Dépor la próxima semana

Alexandre Centeno

Con un contrato de tres temporadas cada uno, el gallego será director de fútbol base y el canario, entrenador del Fabril

El regreso de dos de los mayores ídolos del deportivismo ya tiene fecha fijada: será la próxima semana. Fran y Valerón vuelven a casa, y lo hacen con un contrato de larga duración. Tres temporadas como mínimo, salvo sobresalto que lo impida.

El excapitán blanquiazul se encargará de la dirección de fútbol base, mientras que el talentoso mediapunta canario entrenará al Fabril. Con este último trabajarán Manuel Pablo, que seguirá siendo segundo técnico del filial, y Luis Fandiño, quien tras acompañar a Cristóbal Parralo en el Alcorcón y el Racing, también vuelve a recalar en la disciplina del Deportivo.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Bergantiños a Praena: «Muchas gracias de parte de mi familia»; la respuesta del presidente: «Preocúpate de cuidar bien tu vestuario»