Justicia poética para el Dépor y mal perder de Sandoval

TORRE DE MARATHÓN

ANGEL MANSO

07 ago 2020 . Actualizado a las 23:03 h.

El esperpento que está siendo el caso Fuenlabrada vivió un capítulo especial con la disputa del partido aplazado el pasado 20 de julio y que generó el actual caos en el fútbol español.

Y esta jornada especial concluyó con justicia poética. Porque en un sainete de tamaña magnitud no podía vivirse un partido normal, en el que el equipo con más profesionales superase claramente al que llegó con solo siete fichas del primer equipo. La victoria tenía que llegar tarde, mal, arrastro y de penalti injusto.

Esta justicia poética tiene, además, nombres propios. El de Juanma Marrero, vicepresidente de la AFE y capitán del equipo madrileño, que el pasado jueves arremetía contra el Deportivo: «El Dépor se va de vacaciones porque quieren cuando tenían que seguir entrenando que nadie canceló el partido». Y el de Sandoval, que en una rueda de prensa a la altura del despropósito que han sido las últimas semanas, sobreactuó a la hora de deshacerse en elogios hacia Álex Bergantiños y el estadio coruñés y lloró, como de costumbre, ante lo que él considera un maltrato recibido por su equipo. Por supuesto, también se refirió al penalti que, según dijo en dos ocasiones, al árbitro «se lo pitaron desde Madrid y él poco pudo hacer». Toda una falta de respeto hacia el colegiado.