La Liga cita al Dépor a nuevos test del coronavirus por si jugase ya este miércoles contra el Fuenlabrada

El club coruñés recibió este domingo, con la plantilla de días libres, el requerimiento de la institución que preside Javier Tebas


La Liga vuelve a la carga con su aparente plan para finalizar la Segunda División con la disputa del Deportivo-Fuenlabrada. El caso del aplazamiento del partido de Riazor todavía se encuentra en manos del Comité de Competición, que el viernes dio diez días de plazo para la presentación de alegaciones tras el inicial rechazo de la medida cautelar solicitada por el instructor de dar el patido por perdido al club madrileño. Pero la patronal comunicó este domingo al equipo coruñés la obligación de someter a la plantilla a nuevas pruebas PCR por si existiese la posibilida de jugar este mismo miércoles día 5 de agosto. La decisión de la institución que preside Javier Tebas, padre también del secretario del consjo del Fuenlabrada, llama la atención cuando es consciente de que el equipo blanquiazul suspendió sus entrenamientos hace casi dos semanas. Solo hace unos días que hasta 28 integrantes del club madrileño seguían confinados en el hotel Finisterre de A Coruña, y siete miembros de su plantilla continúan aún hoy aislados en el citado establecimiento coruñés.

La comunicación de La Liga llegó esta tarde de domingo al club coruñés, con menos de 15 horas de margen para presentar a sus jugadores a las pruebas este lunes a las 9 de la mañana en Abegondo. Fuentes del Deportivo consideran esa maniobra una simple distracción para intentar hacer ver que el conjunto coruñés no tiene interés en jugar el partido, cuando en realidad el Deportivo lo que quiere es competir contra el Fuenlabrada en igualadad de condiciones que el resto: es decir, repitiéndose la jonada 42 con todos los encuentros celebrándose a la misma hora, tal como indica la reglamentación vigente de forma taxativa. 

El Deportivo-Fuenlabrada, que tenía que haberse disputado el pasado lunes 20 de julio en Riazor, fue suspendido por los siete casos de coronavirus en futbolistas de su plantilla, mientras el resto de la última jornada de Segunda se disputó igualmente pese a la obligatoriedad de disptuar todos esos encuentros de la fecha número 42 al mismo tiempo. Esa decisión de la Liga, que preside Javier Tebas, propició la denuncia de varios clubes por una adulteración grave de la competición. 

Desde entonces, la incertidumbre sobrevuela sobre el desenlace de la Segunda División. Y esa situación llevó a la Federación Española de Fútbol a solicitar a la Liga la creación de una Segunda División de 24 equipos la próxima temporada 2020-21, con el rescate tanto del Deportivo como del Numancia, al haberse visto perjudicados por la decisión de disputar todos los partidos de la jornada 42 menos el de Riazor, con el equipo coruñés implicado en la lucha por la salvación y el madrileño con opciones de jugar el play off de ascenso a Primera. 

Esta última comunicación de la Liga, como la que ya cursó la semana pasada, cuando el Deportivo le trasladó la imposibilidad de citar a sus jugadores con un plazo tan corto de tiempo, evidencia el deseo de confrontación de Tebas, cuando ya sabe que el partido no podrá jugarse esta semana por motivos santitarios y reglamentarios. 

El club coruñés estudia nuevas medidas para defender sus derechos ante lo que considera un atropello desde que el pasado sábado día 18 de julio se registrase el primer positivo de un jugador de la plantilla del Fuenlabrada. Un resultado que fue ocultado durante dos días, tanto a las autoridades sanitarias como al CSD y la Federación. 

Los plazos de los recursos dejan la Segunda ante un final utópico

Iván Antelo

Competición frenó las ansias de la Liga de jugar ya y el Dépor tiene 10 días para alegar que Apelación le dé los puntos ante el Fuenlabrada

Jaque a la Liga. Y por varios frentes. Tanto, que empieza a verse casi imposible poder terminar la competición de Segunda, si un pacto a muchas bandas no desatasca todo el embrollo en el que se ha metido el fútbol español, a raíz de la adulterada resolución en la última jornada de la categoría de plata y la posterior gestión del caso Fuenlabrada.

Los últimos fallos de Competición, firmados por su presidenta Carmen Pérez en la tarde-noche del viernes, convierten en utópica la opción de que haya play off. Por un lado, rechazó la medida cautelar de dar por perdido el partido al Fuenlabrada; y por otro frenó las ansias de la Liga de jugar el partido de Riazor hoy mismo, a las ocho de esta tarde. «Este comité considera que hasta el momento no se ha acreditado de modo suficiente que se cumplan las condiciones. En este sentido, debe subrayarse que la decisión sobre la nueva fecha del partido que pueda, en su caso, adoptar este Comité, depende de la previa comunicación por parte de la Comisión de Seguimiento para el covid-19 de la que forman parte la RFEF y la Liga, en presencia del Consejo Superior de Deportes, sobre el efectivo cumplimiento de aquellas condicione en relación con cada uno de los participantes en el encuentro, una vez recabada la opinión de las autoridades sanitarias competentes», explica Carmen Pérez en la argumentación de su decisión.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

La Liga cita al Dépor a nuevos test del coronavirus por si jugase ya este miércoles contra el Fuenlabrada