Primero ganar, después reír


El videojuego de fútbol más famoso tiene una salida para cuando no ganas un partido y todo va mal. El juego te la posibilidad de borrar la partida seleccionando una opción que en la versión inglesa aparece como «delete club» [«borrar club» en español]. La imagen de ese botón, que en algún momento fue realmente graciosa y original, se ha convertido en una de las más compartidas como respuesta a las publicaciones de las desgracias del Deportivo. Eso y el «somos un meme», que es al código blanquiazul lo que el «somos un país de pandereta» es a la política española.

Instalados en esta falsa realidad goebbeliana, hemos acabado por creernos que el hecho de que exista un precedente que pueda dar la razón al Deportivo no es válido porque lo protagonizó un equipo que se llama Mortadelo. Y así se convierte en parodia, pese a que todo el gremio del derecho deportivo aplauda la habilidad del Deportivo para, al menos, intentarlo. Que para eso están, por muy triste que pueda parecer la reclamación. ¿O quizás es mejor ser los tontos más dignos del fútbol mundial?

Así es con todo. Si siguiésemos la corriente, ya habríamos presionado el «delete club» en el mes de diciembre, cuando las perspectivas no daban ni para soñar. Ocurrido el milagro, cabe recordar que, pese a muchos momentos bonitos, este es un club humilde que ha comido más barro que bebido néctar o ambrosía.

Evidentemente la situación es para estar rabioso después del ridículo ante el Extremadura. Porque el partido fue patético y no caben paliativos. Pero ya. Quedan dos balas y no hay tiempo para flagelarse. Si no se aprovechan, el descenso será merecido. Hasta entonces, no borren al Deportivo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Primero ganar, después reír