El Deportivo cumple 11 años condenado a la angustia

El conjunto coruñés, que ahora se juega su futuro en el fútbol profesional, enlaza el undécimo final de Liga ligado al sufrimiento y resuelto en el último suspiro


Las lágrimas y el gozo, la fiesta y el silencio se juntan en los últimos diez años que el Deportivo lleva cumpliendo temporada tras temporada esta condena de finales de Liga más que apretados. Unos imposibles y épicos, otros frenéticos e irrepetibles, pero todos inolvidables llevan conformando la personalidad histórica del club desde antes incluso de que Vicente Celeiro lo salvase del descenso a Segunda B, o de aquel emocionado abrazo de Arsenio a Martín Lasarte tras superar la promoción contra el Betis: «Cuánto sufrimos». Ahora, diez años seguidos de altibajos ligueros, apretados finales de curso y últimas jornadas para dolerse y saborear a partes iguales dan para que el deportivismo conozca incluso el color del padecimiento, que unas veces se ha unido a la tortura, y otras al estoico aguante hasta la machada final.

Para seguir leyendo, suscríbete a La Voz de Galicia


Estar bien informado nunca fue tan necesario


Más de trescientos periodistas, corresponsales y analistas trabajan en La Voz todos los días para personas como tú, que buscan información contrastada, reportajes y artículos de opinión sobre Galicia, España y el mundo.

SUSCRIPCIÓN WEB+APP
  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Réplica digital en PDF del periódico impreso
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso el fin de semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia
  • Incluye todas las ventajas de la suscripción WEB+APP
  • Periódico impreso toda la semana + réplica digital en PDF
Suscribirme
Sin compromiso de permanencia

El Deportivo cumple 11 años condenado a la angustia