El Dépor vuelve a ser mortal

Sufrió en Málaga su primera derrota tras el confinamiento en un mal partido en el que acusó el calor y encajó el gol en una nueva jugada polémica

El Dépor se dejó su condición de invicto en su primera oportunidad para zanjar, aunque fuese de forma virtual, su permanencia en Segunda. Cayó en Málaga (1-0) víctima de su propio mal partido, pero también asediado por el extenuante calor y un rival que nunca le dio tregua. Otra vez se quejó de una nueva jugada polémica. El único gol del partido llegó en un contragolpe muy protestado por los jugadores blanquiazules, que reclamaron mano de Luis Muñoz en el arranque de la jugada. El caso es que la diana, como aquellos penaltis a Mujaid contra el Rayo y el Tenerife, subió al marcador, pero esta vez no halló contestación por parte de los coruñeses, que nunca encontraron manera de romper la telaraña que el extécnico fabrilista Pellicer plantó en torno a la portería local. Necesitado de un último empujón de puntos para asegurarse la salvación, el cuadro de Fernando Vázquez se aboca a jugárselo todo en las tres últimas jornadas, la más cercana, este domingo contra el Extremadura de otro exentrenaror del filial, Manuel Mosquera.

El calor, casi 30 grados en el momento del pitido inicial, aplatanó al Deportivo en la primera mitad. Desde un mediocampo con peloteros como Çolak, Aketxe, Vicente y Gaku apenas dispuso del balón y hasta le faltó personalidad para jugar a otro ritmo distinto al endiablado que el Málaga impuso. Impreciso y lento en la circulación, así como tan despistado para defender el balón parado del rival, que a punto estuvo de costarle más de un disgusto, solo mejoró a partir de la pausa de hidratación con la fernandina que sin duda su entrenador le aplicó desde la grada. Apareció el primero Gaku, quien justo antes del trago de agua chutó fuera de volea un centro de Bóveda tras un gran cambio de orientación de Çolak. A un minuto del final, otra vez el japonés corrió en profundidad para recoger un excelente pase de Bergantiños y se la dejó atrás a Çolak, pero este disparó fuera.

En pleno crecimiento deportivista, pero sin tiro alguno entre los tres palos, el Málaga sí que asustó de verdad. Ya había marrado una ocasión clara en el ecuador del primer período en una falta botada por Juanpi que botó justo delante de Dani Giménez y Adrián no supo embocar el rechace. Justo antes del descanso, Tete Morente se encontró en el área un rechace de un córner, pero el meta salvó su disparo oculto tras un bosque de piernas.

Los locales volvieron a salir más enchufados y, en apenas diez minutos, llamaron a la puerta del gol hasta por dos veces: en un cabezazo de Lombán, al que Giménez respondió otra vez salvador; y el centro que Hicham remató fuera cerca del palo con todo a favor. El veloz marroquí no perdonó a la segunda, cuando dejó sentado a Valle y convirtió un trepidante contragolpe en el 1-0. La acción fue muy protestada por los coruñeses, que reclamaron mano de Luis Muñoz en el inicio de la jugada, cuando arrebató el balón a Mollejo en la frontal del área local.

Vázquez, que ya había llegado a la hora de juego con tres sustituciones, agotó las cinco antes del minuto 70 con la entrada de todo su arsenal en las botas de Merino y Santos, pero las ocasiones se hicieron esperar hasta el último suspiro. Con el juego extenuante y de área a área, a diez del final, Valle disparó desde la frontal tras pase atrás de Vallejo, pero el balón se marchó fuera por poco y, justo a continuación, tampoco llegó Mollejo por poco a un buen centro de Aketxe. Poco bagaje para el Deportivo.

Cuarta tarjeta amarilla para Mujaid

El defensa, imprescindible para Fernando Vázquez, vio su cuarta amarilla de la temporada y, por tanto, se situó a una más de cumplir ciclo de amonestaciones y ser sancionado con un partido de suspensión. El Deportivo acabó el encuentro de La Rosaleda con cuatro tarjetas en el césped (además de Mujaid, Gaku, Mollejo y Christian Santos), así como otra más en el banquillo al preparador físico Manuel Pombo.

Cuatro canteranos en el banquillo y dos en el once

El Deportivo viajó a Málaga, donde se enfrentó a uno de sus rivales directos por el ascenso, con cinco canteranos en la convocatoria de 23 futbolistas elegida por Fernando Vázquez. Bergantiños y Mujaid formaron en la alineación inicial, mientras los exfabrilistas Valín y Gandoy, así como los juveniles Alberto Sánchez y Juan Rodríguez se quedaron en el banquillo. Ninguno de estos cuatro saltaron finalmente al campo.

Beauvue y Çolak regresaron al equipo titular

El guadalupeño y el turco, llamados a marcar diferencias en este Deportivo, habían comenzado en el banquillo en las últimas jornadas. El exdelantero del Celta no jugaba desde el choque contra la Ponferradina, cuando fue titular. Por su parte, el mediapunta sí que participó en los tres más recientes, y hasta marcó el gol del triunfo al equipo berciano, pero desde Oviedo no figuraba en la alineación.

Votación
2 votos
Comentarios

El Dépor vuelve a ser mortal