La pandemia detiene el reloj en La Rosaleda

AFP7 Europa

La crisis sanitaria se ha sumado al puñado de clavos ardiendo a los que se ha ido agarrando el Málaga para evitar que su crisis económica se traduzca en una pérdida de categoría. En La Rosaleda esperan que entre los efectos colaterales de la pandemia figure una relajación en la normativa que el año pasado liquidó el periplo del Reus en Segunda. Con los andaluces ha habido mucha más paciencia hasta ahora, y sobre la última asamblea del club flotó la percepción de que así seguirá siendo. De momento, queda alejado el plazo de inscripción.

El 31 de julio era el tope para que los equipos se dieran de alta de cara a la próxima campaña, lo que estaría vedado a aquellos clubes con un exceso de más del 30 % de su volumen de negocio en el límite salarial. Nada nuevo para el Málaga, que ya incumplió este precepto al inicio del curso actual y arrastra un desequilibrio de 15,2 millones de euros.

Esa es la cantidad que aparece en el informe del administrador. Una cifra que triplica la deuda que mantiene con la entidad su antiguo propietario.

Un chalé en Doha como aval

El paso de la familia Al-Thani por el próximo rival del Dépor no será recordado precisamente con cariño por los socios, quienes al menos tuvieron alguna oportunidad de desahogo en la interacción con el jeque Abdullah en redes sociales.

La costumbre de ventilar en Twitter cualquier asunto relacionado con el club es sin embargo uno de los problemas menores causados por quien adeuda alrededor de cinco millones de euros al Málaga. Cantidad que ahora pretende devolver en un plazo de quince años, poniendo como aval un chalé en Doha.

Es la última de las peripecias en torno al equipo, cargado de lastres en la campaña actual. En su supervivencia, el choque de esta tarde es solo un paso más.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

La pandemia detiene el reloj en La Rosaleda