Qué lejos queda diciembre... Pero qué cerca


El 20 de diciembre, Luis César se despedía de Riazor firmando su primera victoria como entrenador del Dépor y la segunda del equipo en el campeonato. Entonces, el conjunto coruñés sumaba 15 puntos y estaba a 7 de la permanencia (había comenzado la jornada a 9).

Tan lejos queda aquel mes de diciembre, que hasta una pandemia, con su correspondiente confinamiento de dos meses ha pasado desde entonces. Y este Dépor en nada se parece a aquel.

Los coruñeses han sumado desde entonces 33 puntos, siendo el segundo mejor equipo de la segunda vuelta, solo superado por el Tenerife, al que el pasado martes dio un repaso que no se vio reflejado en el marcador. Números de ascenso directo los que está firmando la escuadra de Fernando Vázquez.

Lo que da verdadero valor a la comparativa entre lo que había y lo que hay es comprobar que, después de esta sensacional segunda vuelta, el colchón con el descenso es de solo cuatro puntos. Apenas quedan doce en juego, pero no puede haber despistes.

Estos datos demuestran la necesidad que tenía aquel Dépor de una profunda reforma en una plantilla descompensada y excesivamente cara para lo que demostró, que iba directa hacia la Segunda B.

Las incorporaciones realizadas en el mercado invernal no solo han aportado goles y puntos en este tiempo, sino que han elevado el nivel de los entrenamientos y han servido también para airear un poco el vestuario.

Contra el Huesca, Vázquez alineó once futbolistas que están desde principio de temporada. Y rindieron a un gran nivel. En nada se parecen a los de diciembre. Son los mismos nombres, pero mejores. Han crecido de la mano de los nuevos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Qué lejos queda diciembre... Pero qué cerca