El Dépor se salva en la campana

Un gol en propia puerta de la Ponferradina y otro de Çolak en la última jugada dieron la segunda victoria seguida a los coruñeses, que se acercan a la salvación

Los cinco minutos de prolongación salvaron al Dépor de su primera derrota del retorno liguero. Un gol en propia meta de Trigueros y otro de Çolak remontó la diana de Kaxe y dio la segunda victoria consecutiva a los coruñeses, quienes se mantienen invictos en estas cinco jornadas.

Ahora aspira a dar el salto hacia la zona tranquila de la clasificación, en una jornada con hasta cuatro partidos entre rivales directos por continuar en Segunda. El Deportivo arregló cuando el partido se acababa una segunda parte paupérrima en la que casi ni había tirado a puerta ni había puesto un centro.

El partido arrancó con muchas rotaciones y poco fútbol entre dos rivales más preocupados de no equivocarse que de probar las costuras del adversario. Vázquez dio oportunidad a Beauvue de mostrar las razones por las que llegó a A Coruña y le situó a su mejor mediapunta, Aketxe, como socio, pero el guadalupeño sigue sin despegar. En defensa, más minutos para el trío victorioso de Elche, que no sufrió hasta la reanudación.

Las dos mejores ocasiones del primer período cayeron del lado del Dépor, con una ocasión de Beauvue, que recibió en el área, pero un central se cruzó providencial para su equipo cuando el guadalupeño iba a fusilar. La otra, aún más clara, llegó después de un centro de David Simón que Mollejo, con todo a favor, cabeceó en plancha, pero desviado. Los coruñeses, que hasta ahora habían aprovechado los primeros tiempos más para echarse la siesta que para jugar, completaron 45 minutos serios y sin errores en los que solo llevaron peligro cuando el balón pasó por las botas de Aketxe. El vasco partió desde la derecha, pero se movió a menudo a la espalda de un Beauvue con más buenas intenciones que realidades. Ahora bien, la Ponferradina no vino de visita. El primer disparo con cierto peligro entre palos correspondió a Pablo Valcarce, el interior derecho visitante, pero Dani Giménez detuvo seguro a diez minutos del descanso.

Tras el descanso el cuadro berciano salió mejor. En apenas un cuarto de hora encerró al Dépor en su campo y, a la segunda, acabó por adelantarse en el marcador. Primero, Ivi golpeó una falta desde 30 metros que Dani Giménez detuvo seguro. Antes de la hora de juego, gestó la acción del 0-1. Todo comenzó en otra infracción sobre Kaxe, que se escapaba hacia el área blanquiazul cuando Montero lo derribó. Volvió a disparar Ivi y en la jugada posterior al rechace Larrea disparó solo desde la frontal y el más listo fue Kaxe, quien se adelantó a todos para besar la red.

Vázquez, que se desgañitó pidiendo un plus de intensidad en este período, acabó dando entrada a toda su artillería de ataque, aún a costa de hacer jugar por primera vez en su carrera a Borja Valle como mediocentro, pero en los coruñeses nadie parecía entender nada. Nadie puso un centro ni se escapó de su marcador, tan desaparecidos estaban en el césped. Con dos delanteros especializados en el remate como Merino y Santos, apenas hubo centros, mientras Yuri pudo apuntillar a la contra en el rechace. En plena prolongación, la Ponferradina se marcó en propia puerta en un córner botado por Aketxe que Trigueros cabeceó hacia su portería y, después de que Yuri tuviese una clara ocasión, una carrera por la línea de fondo de Aketxe acabó a los pies de Çolak, quien batió a René. Tres puntos para soñar ya con la salvación.

Bergantiños, Mujaid y Agbo, fijos para Vázquez

Durante este esprint liguero, tres deportivistas se están saltando la filosofía de rotaciones que marca las alineaciones de Fernando Vázquez. En el choque contra la Ponferradina Agbo, Mujaid y Bergantiños completaron su tercer partido seguido en el once. El capitán fue sustituido en el descanso contra el Rayo, pero sus compañeros jugaron al completo los dos choques anteriores.

Beauvue regresa al once desde la segunda jornada

El guadalupeño no formaba en la alineación inicial desde el segundo choque de este retorno liguero, en el choque contra el Oviedo. Entonces fue sustituido al descanso y no volvió a jugar ni un minuto, hasta ahora. Para el delantero que fue del Celta supuso su séptimo partido con la camiseta deportivista, de los que su equipo apenas ganó uno, el de su estreno el 26 de enero a domicilio contra el Albacete.

Registro de una salvación

Xurxo Fernández

Paso descomunal del Dépor hacia la permanencia en un descuento que lo tuvo todo

«En el minuto 90, el jugador Çolak, Emre, fue amonestado por el siguiente motivo: saltar la valla y subir la grada en la celebración de la consecución de un gol». El reloj de Pulido Santana se detuvo, como es costumbre, a la hora y media de encuentro. Todo lo sucedido a continuación queda asignado en el acta arbitral a ese instante en el que arrancaría el descuento; un tramo fantasma para el contador. A la intangible pila de segundos recuperados, breve por lo general, y ligeramente ampliada ahora por culpa de los refrigerios y la bendita profusión de cambios reglamentarios, quedará pues adscrita media salvación blanquiazul. La otra mitad, como recordó Fernando Vázquez, es ya solo cuestión de un par de victorias en seis partidos, reto en principio asequible para un conjunto que no pierde desde que el fútbol reapareció.

Seguir leyendo

Votación
11 votos
Comentarios

El Dépor se salva en la campana