Bergantiños resucita a Koeman para sellar su renovación

Al 4 del Dépor, comparado desde niño con el héroe de la primera Copa de Europa del Barça, solo le faltan 3 partidos para la prórroga automática de su contrato


Koeman. Así lo bautizó Emilio Aguiar cuando se divertía siendo un niño jugando en la base del equipo del barrio, el Imperátor Oar, y del Breogán, con el que fue campeón de España de fútbol sala. «Era la época famosa de Koeman en el Barça y como tenía un cierto parecido físico con él, también en la forma de jugar, pues empezamos a llamarlo así», explica su expreparador, azulgrana confeso, también culpable de darle el dorsal 4 que todavía conserva a día de hoy.

«Ya de pequeñito destacaba por su personalidad. Muy callado, muy disciplinado y con una cabeza muy superior a la edad que tenía. De ahí que acabara de capitán en todas las categorías. Lo que él decía iba a misa. Es igual ahora que cuando era benjamín. Muy serio, muy responsable», agrega.

Más de dos décadas después de aquel bautismo, el espíritu del héroe de la primera Copa de Europa del Barça volvió a apoderarse del de la Sagrada Familia para liderar como líbero la soberana resistencia del Deportivo en Elche. Suyos fueron 15 de los 46 balones achicados del área deportivista. Un número brutal, siendo ya inusual que cualquier equipo supere los 20 por encuentro en cifras globales. Una estadística defensiva descomunal, que además acompañó con el hecho de haber defendido bien sin necesidad de hacer faltas (0 en los 90 minutos), con una exquisita solvencia en la salida de balón (4 largos acertados de 5 intentos y 31 de 35 pases completados con éxito). Más y mejor que Montero y Mujaid, sus otros compañeros de la zaga del Martínez Valero.

Una soberbia actuación que además le acerca a la renovación automática de contrato. A sus 35 años, ya ha participado en 3 encuentros en esta temporada, de los que 25 fueron como titular. Está a solo 3 de los 30 que le permitirán sellar su continuidad en el club de su vida (solo computan los duelos de titular o en los que al menos dispute 45 minutos).

Aunque en las últimas temporadas ha sido mediocentro, lo cierto es que la posición de defensa para nada le es ajena. «Siempre fue central, porque es donde veíamos que sus condiciones más importantes le iban mejor al equipo. Pero en su último año de juveniles le comenté a Tito Ramallo que podíamos probarlo de mediocentro. El Fabril tenía problemas ahí y creía que él se podía adaptar a esa posición en el centro del campo. Fue ese último año de juveniles cuando pasamos a alternarlo en los dos puestos y luego ya se consolidaría como pivote en el filial», explica Juan Riveiro, extécnico de Álex en las categorías inferiores del Deportivo, ahora máximo responsable del Paiosaco de Tercera División.

«Quizás habrá mejores en su posición, pero Álex siempre acaba jugando, sea con el entrenador que sea, y eso es por algo. Es el chico que todos los técnicos queremos tener en nuestro equipo. Puede jugar de todo, menos de portero. No va a destacar en nada concreto, pero resuelve muchas cosas. Solo hay que ver cómo se entrena de lunes a sábado. Era una gozada verlo. Al cien por cien todos los días. Es de esos chicos, como Pita o Dani Rodríguez, que veías que quería y que iba a ser futbolista porque estaba en su cabeza que así sería. Con condiciones hay muchos, pero que realmente demuestren esa intención, no tantos. Y él era uno de ellos. Siempre fue muy líder. De esos jugadores que dentro del terreno de juego tiran de los demás», explica Riveiro. «Álex es un entrenador dentro del campo», resume.

El capitán: «Ya fui central en la anterior etapa de Fernando»

En Elche, Álex Bergantiños se reencontró con una posición para la que fue formado en sus inicios. «No me es una posición desconocida, aunque hacía tiempo que no jugaba ahí. Fui central en la cantera y también con Fernando Vázquez en su etapa anterior como entrenador del Deportivo», recuerda, pero además quiso agradecer la colaboración de sus otros compañeros en la zaga: «Estuve muy arropado por Mujaid y Montero, que hicieron un gran partido durante el acoso del Elche».

El Deportivo venía de encajar cinco goles en los dos partidos anteriores y, con 51, era el equipo más goleado de la Liga. «Había que retomar la solidez, que nos hizo salir de ahí abajo. Lo de Elche puede ser una muestra del camino a seguir para lograr la salvación. Después del parón empezamos con la idea de presionar, ser más protagonistas, pero eso también nos vuelve algo más imprevisibles y vulnerables. Esta vez apostamos por estar juntos, acumular gente atrás e ir creciendo. La expulsión lo cambia todo, pero es un punto de partida para volver a crecer como equipo y lograr el objetivo de la salvación», explica.

Vázquez: «En Elche parecía que medía dos metros»

Cuando Peru Nolaskoain cayó lesionado en los compases finales del partido del sábado contra el Elche, se encendieron todas las alarmas en el Deportivo al quedarse el conjunto blanquiazul sin su hombre libre. Sin embargo, Fernando Vázquez tenía claro quién podía desempeñar a la perfección esa función y, tras el duelo, se deshizo en elogios hacia el canterano. «No es una posición nueva para él y su actuación habla perfectamente de la inteligencia que tiene. Parecía que en vez de medir lo que mide medía dos metros por la cantidad de balones que sacó», explicó el de Castrofeito. «Podríamos definir a Álex como futbolista y decir que le falta un poco por aquí o un poco por allá; pero el fútbol es un deporte táctico y de inteligencia y de eso Álex está sobrado», agregó.

Ausente contra el Sporting, Álex Bergantiños ha sido titular en los tres últimos partidos y, salvo que el físico le pida un descanso, parece que seguirá jugando. Al menos mientras Peru no pueda volver. El vasco es baja segura este sábado (17 horas) frente a la Ponferradina y el objetivo es que pueda llegar al partido del martes (19.30) en Tenerife.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Bergantiños resucita a Koeman para sellar su renovación