Fallece Antonio Segade, las manos que cuidaron de Bebeto, Fran, Mauro Silva, Djalma, Tristán...

Masajita del Deportivo entre 1994 y el 2003, murió a los 64 años de forma repentina, después de toda una vida dedicada al deporte


Antes de que Antonio Segade llegara a un sitio, todo el mundo sabía que lo iba a hacer. Su sonrisa y amable saludo lo precedían. El que fuera masajista del Deportivo entre 1994 y el año 2003, falleció en su domicilio durante la noche del sábado al domingo de forma repentina. Lo hizo, a los 64 años de edad, después de toda una vida dedicada al Deporte y cuando apenas le faltaban pocas semanas para disfrutar de la tan merecida jubilación.

Nacido un 6 de agosto de 1955 en la calle San Juan, Segade fue discípulo de Pantera Rodríguez como boxeador, una de las numerosas actividades deportivas que practicó y seguía haciéndolo, así como los masajes, arte en la que era un experto. Por sus manos pasaron algunos de los mejores jugadores de la historia del Deportivo, como Bebeto, Fran, Valerón, Mauro Silva, Djalminha.... Todos los campeones de la primera Copa y de la Liga, y los que pasearon el escudo y el nombre de la ciudad por Europa en los mejores años de la historia del club. Con posterioridad siguió ligado a la entidad, pero en la Deporclínica.

Los masajes y el boxeo eran la gran afición de un deportista que representó a Galicia en su juventud fue campeón gallego de halterofilia y autonómico militar de natación y tiro, disciplinas en las que representaría a Galicia en el Campeonato de España.

El Deportivo, entre otros muchas instituciones y personalidades del deporte gallego, mostraron durante el día de hoy su pésame a la familia. La sala número 4 del tanatorio Servisa acoge el velatorio de Segade. Mañana lunes, a las 13.30 horas, tendrá lugar una misa y posterior cremación.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Fallece Antonio Segade, las manos que cuidaron de Bebeto, Fran, Mauro Silva, Djalma, Tristán...