El consejo cesa a Miguel Otero en las Deportiendas tras la pérdida de confianza

La Voz

TORRE DE MARATHÓN

EDUARDO PEREZ

Era el administrador único de las tiendas del club

28 may 2020 . Actualizado a las 20:32 h.

La pérdida de confianza que supuso la traición de Miguel Otero al consejo de administración, al cuestionar sin pruebas las líneas maestras de la presidencia de Fernando Vidal, ya tiene consecuencias. El órgano rector ha cesado al consejero díscolo como administrador único de las Deportiendas, las tiendas oficiales del equipo. Esa función la realiza ahora Toño Armenteros, que fue presidente interino de la entidad blanquiazul con el cambio de año, entre los mandatos de Paco Zas y Vidal.

Otero había sido nombrado por el consejo del Deportivo como administrador único de la Deportienda, de forma similar a como Vidal y Armenteros se encuentran al frente de otras sociedades del club.

Pese a haber perdido la confianza de Vidal y haber cuestionado las líneas maestras de su mandato, como la capitalización de deuda de Abanca, Otero se aferra a su puesto de consejero. Si no dimite, solo puede relevarle la junta de accionistas.

Los consejeros del Deportivo acorralan a Miguel Otero por sus «falsas acusaciones»

Alexandre Centeno

Fernando Vidal y su grupo de consejeros tratan de cerrar la herida abierta por Miguel Otero, que hace una semana sorprendía con una carta abierta en la que dejaba entrever una serie de dudas sobre la realidad económica del Deportivo. Días después, el que fuera presidente de las peñas blanquiazules y consejero a sueldo del Lugo aseguró en una entrevista a la agencia Efe que la deuda del club era la mitad de la que reconocían sus compañeros y que las cuentas no reflejaban la imagen fiel de la entidad.

Veinticuatro horas después, los administradores de la sociedad han emitido un duro comunicado en el que ponen contra las cuerdas a Otero. Detallan la deuda actual del club, recuerdan que sin el apoyo de Abanca sería imposible garantizar la viabilidad de la entidad e insisten en que el banco no compra el Deportivo, sino que lo rescata. Así, los consejeros acorralan a su compañero, al que acusan de «emitir falsas acusaciones», le piden que dimita y que si tiene pruebas de algún delito que acuda a los tribunales de justicia.

Seguir leyendo