El fútbol femenino quiere ser profesional

iván Antelo A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

Eduardo Pérez

Las jugadoras no entienden que se tengan que ir de vacaciones mientras los hombres continúan y Manu Sánchez pide que el Gobierno les reconozca, como a la Liga y la ACB

14 may 2020 . Actualizado a las 04:00 h.

Para quien no esté muy metido en lo que es la política deportiva del fútbol, puede resultar extraño comprobar cómo mientras los jugadores de la Primera y Segunda División masculinas empiezan a entrenarse, sus homónimas del fútbol femenino se marchan de vacaciones ante la cancelación de sus competiciones por parte de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF). La explicación abre también el debate sobre hacia dónde debería ir el futuro. Porque las jugadoras no entienden que se tengan que ir de vacaciones mientras los hombres ya preparan el regreso a la competición. El entrenador del Deportivo, Manu Sánchez, pidió ayer que el Gobierno reconozca un mayor rango de la Primera Iberdrola, como a la Liga y la ACB.

¿Cuál es el sentir general de las futbolistas?

La mayoría de las jugadoras entienden que la pandemia provoca una situación excepcional, y que si Sanidad no ve viable que se pueda jugar al fútbol, es lógico que se cancelen las competiciones hasta la próxima temporada. Sin embargo, algunas han levantado la voz al ver que la Liga masculina sí está preparando ya la vuelta de los partidos, mientras ellas se van de vacaciones. «Si al final se hace factible para ellos, nosotras también podríamos continuar», comentaba hace unas semanas la deportivista Noelia Villegas. «Si los chicos juegan, ¿por qué no deben hacerlo las chicas de Primera? Creo que es una forma de tratarnos con respeto. Si se retoman las competiciones, también deberíamos hacerlo nosotras», agregaba su compañera Cris Martínez. Incluso Carolina Arbeláez iba más allá y tildaba de «un poco machista» la decisión, en una entrevista a Efe: «Me parece un poco ilógico y la mayoría de mis compañeras pensarán también lo mismo. Son decisiones un poco machistas. No sé bien qué palabra utilizar. Lo respeto, pero no me parece correcto», señaló.