Deportivo y jugadores, de la mano para evitar un ERTE en toda la entidad

Representantes del club y de los futbolistas negocian una reducción salarial que dé vida a la sociedad y permita el mantenimiento del empleo para todos los trabajadores a la espera de que vuelva la actividad


A Coruña

El Deportivo sigue trabajando en la búsqueda de fórmulas que le permitan superar esta crisis mundial sin recurrir a un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE). De esta manera, representantes del órgano de gobierno y de los jugadores mantienen contactos para alcanzar un acuerdo que evite la suspensión del contrato de ningún trabajador de la entidad. Así, los jugadores están dispuestos a hacer un importante esfuerzo que permita garantizar, al menos de forma momentánea, el empleo al resto de profesionales de la sociedad anónima deportiva.

El centenario club coruñés tiene unos 170 empleados en nómina y, ante el brutal parón de actividad al que ha conducido el estado de alerta decretado por el gobierno, esto se ha convertido en un serio problema para una entidad cuya deuda todavía sigue estando cercana a los noventa millones de euros.

Asumiendo todavía las consecuencias del mayor concurso de la historia del fútbol español (con un pasivo de 160 millones de euros) y la capitalización de 35 millones de euros de deuda con Abanca en el aire tras la suspensión de la junta de accionistas del 17 de marzo, el Deportivo necesita un balón de oxígeno para no verse abocado a la desaparición en caso de que la situación siga complicándose.

Por este motivo, desde el momento en el que se paralizó la actividad en el sector, los responsables de la entidad han ido analizando y debatiendo las diferentes alternativas. La conclusión es que hace falta un importante reajuste, pero con el claro objetivo de tratar de evitar un ERTE.

Pero, para que ambas circunstancias puedan darse, hace falta que la primera plantilla haga un importante esfuerzo económico, algo que los jugadores están convencidos de hacer. El plantel blanquiazul no vive ajeno a la situación crítica que atraviesa la entidad, como otras muchas empresas del país. A los futbolistas les preocupa el futuro del Deportivo y el presente del resto de trabajadores, a los que consideran compañeros. Por eso, van a arrimar el hombro. Todavía no hay una negociación abierta, pero sí un mensaje de buena voluntad mandado por la plantilla a sus capitanes.

Mientras mantienen contactos, ambas partes están a la expectativa de las reuniones entre la Liga y la AFE en el intento de alcanzar un gran acuerdo del que puedan beneficiarse la mayoría de los clubes del fútbol profesional. Solo algunos porque otros, como el Barcelona, el Atlético de Madrid o el Alavés ya han dado pasos de cara a diferentes ERTEs.

De las conversaciones mantenidas hasta el momento entre club y jugadores, dos cosas parecen claras: no habrá suspensión de empleo en la plantilla y, en caso de que la competición se reanudase sin que hubiera pérdida alguna para la entidad, los futbolistas podrían recuperar el dinero cedido en esta negociación.

A diferencia de entidades de la élite del fútbol europeo, como el Barcelona (la primera plantilla se rebajó el salario un 70 % además de un 2 % más para complementar el sueldo de los trabajadores no deportivos), la masa salarial del plantel deportivista no es muy elevada. Alrededor de diez millones de euros cobrarán los blanquiazules en el presente ejercicio. Por este motivo, en caso de acuerdo, el gesto debe ser valorado.

En cuanto a los ingresos del Deportivo, el 84 % de los presupuestados para este ejercicio corresponden a la televisión (8,3 millones), la publicidad (2,7) y los abonos y taquillas (4,8). En total 15,8 millones de euros.

Como todavía falta por disputarse aproximadamente la cuarta parte de la competición, en caso de que esta no se reanude, el club perdería la cuarta parte de esta cantidad. Es decir, unos 4 millones de euros. Sin duda, un duro golpe para la economía de la entidad. Pero, incluso en el caso de que se puedan jugar los encuentros que faltan, todo apunta a que sería a puerta cerrada, con lo que la televisión se mantendría, pero 1,23 millones de abonados y una parte importante de publicidad, no. Además, entre los partidos que quedan está el del Sporting, que siempre reporta importantes ingresos. Algunas fuentes elevan a dos millones de euros las pérdidas estimadas en caso de jugarse lo que queda a puerta cerrada. Por este motivo, el Deportivo apela al compromiso de los jugadores para que accedan a una rebaja salarial en caso de que se produzca alguna de estas circunstancias.

Por todo ello, plantilla y consejo de administración tratan de ir de la mano en la búsqueda de una solución que, aun suponiendo un importante esfuerzo por parte de los jugadores, garantice la viabilidad de la entidad y el pleno empleo para el resto de los trabajadores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Deportivo y jugadores, de la mano para evitar un ERTE en toda la entidad