La blandura condena al Dépor

El Deportivo apenas cometió cuatro faltas en Almería, donde demostró un nefasto rendimiento defensivo en el que no caía desde septiembre


Alarma roja en un Dépor que el sábado regresó a las cuatro últimas plazas tras encajar cuatro goles por primera vez desde la temporada del último descenso y olvidó el punto de partida que lo había llevado a los siete triunfos seguidos con los que había recuperado la vida en la clasificación: la seguridad defensiva. El dato es tan significativo que escuece. Solo cuatro faltas cometió contra el Almería (este acabó con 13) en un claro síntoma de que algo ha dejado de funcionar en la competitividad y la intensidad del equipo entrenado por Fernando Vázquez. Solo en la tercera jornada de Liga, allá por el 1 de septiembre en la derrota frente al Rayo (3-1) cuando aún estaba Anquela en el banquillo, los coruñeses se habían quedado por debajo de la decena de faltas. Entonces llegaron a las nueve.

Hay que remontarse a la primera vuelta de la pasada temporada para hallar una cifra similar. Y con una sensación bien distinta. Cuando le endosó un claro 4-0 al Elche en Riazor solo cometió cinco faltas. Pero, claro, entonces disfrutó de una voraz efusividad atacante extraordinaria, con nada menos que 19 disparos, 9 a portería. Esta vez en su visita al estadio de los Juegos del Mediterráneo, de los 13 que chutó, apenas dos se dirigieron entre palos (hay que añadirle a estos el que se estrelló en el larguero) y cabe recordar que el primero lo protagonizó en la recta final del partido, a nueve minutos del final, cuando ya perdía por un franco 3-0.

Las faltas del Dépor llevaron las firmas de Uche, dos de Mollejo (una fue sancionada con tarjeta amarilla por, según el acta arbitral, «sujetar a un adversario en la disputa del balón, evitando un ataque prometedor») y una de Vallejo. Además, hubo otra amonestación a Peru, pero el balón no seguía en movimiento: «Fue amonestado por empujar a un contrario, de forma temeraria, estando el juego detenido».

La involución en defensa del Deportivo queda clara tras un partido en que gozó más de la posesión que el Almería (45-55?%) y, según los datos de Opta, hasta recuperó más balones (60-61), pero se dejó el colmillo en A Coruña, pues ni mandó desde el ataque, ni tampoco se aplicó en desbaratar por las buenas o las malas los acercamientos hacia Giménez.

En los parámetros que miden el rendimiento defensivo, el cuadro entrenado por Vázquez solo fue superior en intercepciones, es decir, en adelantarse a la llegada del pase al adversario (9-11). En esta faceta, Mujaid y Peru acabaron con tres cada uno y Hugo Vallejo llegó a dos. El registro de entradas arrojó un claro 19-7 en el que, de las siete que intentó, el Deportivo ganó seis, mientras el Almería se llevó justo el doble. En cuanto a despejes tampoco hubo duda de las intenciones de unos y otros (22-9).

Porque el fútbol solo reconoce a aquellos que mandan en las áreas, y ahí el Dépor está volviendo a ser menor.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La blandura condena al Dépor