El Dépor hinca la rodilla en Zaragoza sin perder la dignidad (3-1)

Primera derrota con Fernando Vázquez en un duelo en el que los coruñeses fueron liquidados por las acciones de estrategia

Hubo suficientes señales de aviso. Empezando por lo del bus.

La expedición blanquiazul quedó atascada a los cincuenta metros de su camino entre Abegondo y Zaragoza por culpa de un aficionado del equipo femenino que estacionó fuera de sitio en el aparcamiento de la ciudad deportiva. Fue necesario el aviso por megafonía para despejar el paso hacia La Romareda. Una advertencia clara del destino que habría llevado a Luis Aragonés a repintar el vehículo y cancelar el vuelo posterior. Fernando Vázquez decidió sin embargo ignorar la alerta y no solo viajó según el plan previsto a campo maño, sino que una vez allí siguió ignorando toda llamada de atención.

Hicieron falta, por ejemplo, seis saques de esquina para que el míster anotara el problema de su método en la defensa del balón parado. Demasiado dependiente de la mala puntería del rival. Con los coruñeses acantonados, al adversario le resulta fácil circular el cuero por el entorno del área hasta encontrar el resquicio por el que disparar. Al segundo córner lo halló Eguaras, que chutó centrado y desconcertó a Dani Giménez que solo vio la pelota pasar. Casi media hora más tarde, el Zaragoza calcó la rutina; pero en lugar de tirar, Soro optó por el centro al área y Pichu Atienza superó en el salto a Mujaid.

Entre ambos goles hubo un breve respiro por cortesía de Mollejo, quien se coló por donde le pide el entrenador, a la espalda de la zaga, y cazó un gran servicio de Aketxe para rematar picado y reequilibrar por un rato el marcador. El empate, aunque fuera momentáneo, respondió al digno encuentro de los visitantes en La Romareda, donde el Deportivo solo fue víctima de su tozudez. En la defensa de los saques de esquina y en la distribución de piezas de su 5-2-3.

Bergantiños ocupó el centro del campo y por él pasó constantemente la bola en la transición. Al de La Sagrada le faltó ritmo para moverla, ralentizando cualquier intento de contra, aunque a cambio ofreciera presencia en ambas áreas, cumpliendo el rol del box to box. Su emplazamiento relegó a Nolaskoain al eje de la zaga y allí el vasco dio razones para no volver a salir de la medular. Ni reforzó a sus compañeros ni logró imponerse en el vis a vis. Luis Suárez se lo llevó puesto en una contra en la que el del Athletic pareció partir con ventaja y acabó vencido en el esprint.

El 3-1 llegó con el Dépor ya en desventaja numérica, víctima de una doble amarilla a Gaku con la que el colegiado señaló, como ante el Girona, de quien cuelga últimamente el cartel de equipo menor. Dos faltas ligeras condenaron al japonés y se sumaron a un gran chut de Aketxe que cayó sobre el larguero para liquidar las opciones del conjunto blanquiazul. Bien plantado hasta el final.

La primera derrota con el nuevo míster corta una racha impecable y obliga a volver la vista al pozo. Deja bajas para un derbi a cara de perro. Vázquez obtiene enseñanzas a cambio. Sobre la estrategia, los roles y las señales que advierten de un traspiés.

Ficha técnica:

3 Real Zaragoza: Álvarez; Vigaray, Atienza, El Yamiq, Enrique Clemente; Soro (Igbekeme, min. 52), Guti, Eguaras, Burgui (Linares, min. 80); Luis Suárez (Álex Blanco, min. 75) y Puado.

1 Deportivo: Dani Giménez; Eneko Bóveda (Keko Gontan, min. 67), Mujald, Nolaskoain, Montero, Mollejo (Hugo, min. 67); Gaku, Álex Bergantiños; Emre Colak (Kone, min. 79), Sabin Merino y Aketxe.

Goles: 1-0: Eguaras (min. 5), 1-1: Mollejo (min. 11), 2-1: Atienza (min. 31), 3-1: Suárez (min. 61).

Árbitro: López Toca (Comité Cántabro). Expulsó por doble amarilla al deportivista Gaku (min. 59). Además, mostró cartulina amarilla a Enrique Clemente y El Yamiq en los locales y a Gaku, Mollejo, Mujald y Aketxe en los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimonovena jornada de la Liga SmartBank disputado en el Estadio de La Romareda ante 28.024 espectadores.

Votación
13 votos
Comentarios

El Dépor hinca la rodilla en Zaragoza sin perder la dignidad (3-1)