Mujaid, el quinto Beatle del Dépor

TORRE DE MARATHÓN

ANGEL MANSO

Apadrinado por los cuatro vascos de la plantilla, el todavía fabrilista acapara la atención de Fernando Vázquez, empeñado en limar sus defectos para adaptarlo a varios sistemas y convertirlo en referente

12 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Almuerzos, confidencias, un brazo por encima del hombro, horas de distracción compartida... Hay campañas de captación más sibilinas que la lanzada por los leones en feudos del Deportivo. A pecho descubierto, anunciada incluso delante de las cámaras de la tele pública. «Nos juntamos ayer los cuatro ex del Athletic más Mujaid y vimos el partido. Disfrutando de que a unos amigos, gente a la que aprecias, les vaya bien», se delataba Bóveda en la TVG; confirmando, con motivo del triunfo copero ante el Barça, que el conjunto vasco ha puesto otra pica en Logroño. Idéntica a la que vistió de rojiblanco a Llorente o Aranzubia. El objetivo esta vez es la joya de la cantera coruñesa, a quien Fernando Vázquez ha convertido en cuestión personal, como antes hicieran Seedorf, Luis César o Luisito.

La embajada que San Mamés ha abierto en Abegondo se ha ido nutriendo con el avance de la campaña, y sus miembros han hecho piña. A la última rueda de prensa de Nolaskoain, el pasado lunes, asistieron como público Aketxe y Sabin Merino; junto a ellos, otra vez Mujaid —también Vallejo, pero no hay indicios de que la séptima provincia vasca se vaya a localizar en Granada—. El todavía fabrilista cubría después con Ager, Peru y Eneko el trayecto que separa el vestuario de los campos de la ciudad deportiva. Ayer hacía el camino inverso abrazado al ex del Cádiz. Ya es un miembro más del grupo de moda en Abegondo. Un Brian Epstein. El quinto Beatle.

El cambio de compañías es solo una muestra más del salto del jugador, cuya ficha en el filial tiene fecha de caducidad a la vista. Reconocido como el valor de futuro más potente del club, ejerce además de referencia para canteranos, como prueba de que, al menos una vez por década —hay propósito de mejorar la frecuencia—, puede haber esperanzas de promoción en el primer equipo.