Fernando Vázquez: «No se ganan seis partidos seguidos por suerte»

«¿A quién le puede parecer mal que yo me eche una carrerita?», razona


«Nosotros hacemos nuestro partido y que el rival haga el suyo. Cedemos la posesión del balón y a partir de ahí buscamos una salida con claridad». Fernando Vázquez resumió así el planteamiento que ha dispuesto el Dépor bajo su mando y el que volvió a verse en Santo Domingo. «En el primer tiempo no estuvimos bien, aunque tuvimos dos opciones claras; y en el segundo, el Alcorcón, que es muy buen equipo, nos puso en más aprietos», razonó para llegar al momento clave: «En el descuento aprovechamos, lo mismo que hace cinco años. Entonces con un córner. Es curioso».

Antes de ese desenlace feliz, el técnico había movido ficha. «Aketxe y Çolak son más del balón al pie y buscaba más jugar al espacio con Keko y Vallejo», explicó en sala de prensa. Tampoco tras los reemplazos pudo llevar el Dépor el peso del duelo, pero eso es algo que todavía no preocupa en exceso al míster: «Nunca presumí de que mi equipo tuviera un gran día en el aspecto ofensivo porque ahí tenemos deficiencias. Estamos agrupando nuestra energía en el aspecto defensivo, que el rival no tenga ocasiones, y ahí lo estamos haciendo bien. Evidentemente es imposible evitarlo al cien por cien, pero ahí estoy contento. En el juego ofensivo mejoraremos con el paso del tiempo, cuando la situación sea más holgada». En cualquier caso, Vázquez rechaza que el resurgir blanquiazul dependa en exclusiva de los golpes de fortuna. «No se ganan seis partidos seguidos por suerte, eso lo ve todo el mundo», sostuvo sobre su racha, que el Deportivo había empezado una jornada antes con Luis César ante el Tenerife.

También dedicó un buen rato a disertar acerca de su actuación tras el tanto. «Tenía una amarilla, me podían haber expulsado. Hay momentos y momentos. No me pareció muy normal que el otro día me sacaran una tarjeta por abandonar el área técnica. Si miramos el fútbol de Primera o Segunda, cuántas veces vemos esta situación». Un asunto al que volvió más tarde: «Llevo tres tarjetas. En la primera invadí el campo, en la segunda corrí la banda nada más. El árbitro me dijo: por abandonar el área técnica, pero mil veces lo tengo visto. El gol es para celebrar y dar alegría. A quién le puede parecer mal que yo me eche una carrerita. Es la primera vez que me sacan una amarilla. Hoy corrí y me di cuenta de que me podían haber sancionado». Una sanción que habría podido justificar por la importancia del momento: «Es un subidón, porque eran dos minutos de descuento y marcas en el último segundo. Es una explosión de júbilo inevitable».

Si para sus tarjetas encontró razones, el técnico no exhibió la misma comprensión con las que recibió alguno de sus jugadores: «Les explico siempre, y a Mollejo especialmente, porque es un chico de 19 años, que le había sacado por la amarilla. Si quieres ser un gran jugador tienes que tener un control emocional, no me puedes obligar. Estuve haciendo cálculos de quién tenía más posibilidades de ser expulsado y pensé que Mollejo porque el árbitro ya me había avisado en el descanso».

«Tenemos que ganar seis partidos para hacer 51. Es posible que valga con cinco. A ver si lo hacemos todo seguido, sería buenísimo. Y superar el récord de Oltra, que tiene nueve con el Dépor», cerró, feliz, el míster.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Fernando Vázquez: «No se ganan seis partidos seguidos por suerte»