El Albacete, de la promoción al barro

El Albacete, que perdió a dos de sus referencias ofensivas en verano, esquiva el descenso pese a tener la peor racha y registros goleadores de la categoría


El pasado 16 de noviembre del 2019, La Romareda asistió incrédula a la última victoria del Albacete en Liga. Tomeu Nadal, portero de los manchegos, se erigió en héroe del partido logrando que ninguno de los 16 disparos a portería que efectuaron los jugadores del Real Zaragoza acabase tocando sus redes. Los de Víctor Fernández las tuvieron de todos los colores: disparos al palo, al lateral de la red, segundas oportunidades claras y hasta un penalti que detuvo el arquero visitante. La pesadilla local culminó con un gol afortunado de Eddy Silvestre en el minuto 94 que dejó a los maños congelados.

Fue la última ocasión en la que el equipo dirigido por Ramis sumó tres puntos. Han pasado más de dos meses desde aquello, tiempo suficiente para que el equipo se haya convertido en el que más tiempo lleva sin ganar un partido de toda la categoría, una situación complicada y que le es familiar al Deportivo. Al Alba, le sigue de cerca el Alcorcón, cuyo último triunfo data de la misma jornada (la 16), pero se produjo un día más tarde.

El segundo peor local

El césped de La Romareda fue el escenario de la última, pero en este curso el grueso de las alegrías albaceteñas están llegando a domicilio. Han ganado en el Fernando Torres, en Santo Domingo, en El Alcoraz y en Riazor. En su casa, el Carlos Belmonte, el Albacete solo ha logrado vencer a tres equipos: al Girona, al Málaga y, la última, al Cádiz. Aquel triunfo de prestigio y por la mínima ante los gaditanos se produjo el 25 de octubre del 2019. Desde entonces, cuatro derrotas (ante Lugo, Mirandés, Extremadura y Elche) y dos empates (frente a la Ponferradina y el Fuenlabrada). En total, el equipo ha sumado doce puntos jugando en su estadio. Solo el Extremadura con 10 —3 de ellos obtenidos frente al Dépor— tiene peores guarismos como anfitrión.

Su crisis goleadora tampoco es una preocupación menor. El Albacete es, de largo, el equipo menos goleador de los 22 que componen la Segunda División. Pero el cuadro de Ramis ha tenido la virtud de saber rentabilizar los apenas 17 tantos que ha conseguido —el segundo menos anotador es, de nuevo, el Extremadura con 20— para lograr esquivar los puestos rojos de la tabla durante toda la temporada.

Un curso complicado

Coqueteó con el ascenso el curso pasado siendo una de las cuatro escuadras que opositaban al ascenso a Primera desde el

playoff, pero el presente está siendo un curso aciago para el Albacete, 15.º clasificado de la tabla.

En verano perdieron a Eugeni Valderrama y Jérémie Bela, dos de sus principales artilleros, y su capacidad goleadora se ha resentido exponencialmente. Lograron, eso sí, retener a Zozulia, autor de once tantos la pasada campaña, pero el ucraniano solo ha logrado ver puerta en tres ocasiones en esta Liga.

Los líos tampoco ayudan. El de Zozulia y su polémica con la grada de Vallecas, pero también el proceso judicial en el que se encuentra metido Eddy Silvestre. Uno muy feo. El centrocampista se enfrenta hasta a tres años de cárcel por ser el presunto autor material de la difusión del vídeo sexual que Sergi Enrich y Antonio Luna protagonizaron con una joven cuando los tres eran futbolistas del Eibar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El Albacete, de la promoción al barro