Fernando Vidal, en La Voz: «Somos el consejo que intenta salvar al Deportivo de la desaparición»

El nuevo presidente del Deportivo se fija como objetivo estar «en uno o dos años en Primera» y quiere un club transparente y que ilusione. Repasa la ampliación de capital, los cambios en el club, los fichajes, la cantera, el anterior despido de Fernando Vázquez...

;
Entrevista a Fernando Vidal, presidente del Deportivo de La Coruña Entrevista a Fernando Vidal, presidente del Deportivo de La Coruña

Fernando Vidal mira al futuro consciente del lastre que arrastra el Deportivo, los problemas que obligan a su reestructuración accionarial y, ahora, muy ilusionado con la permanencia después de la espectacular reacción conseguida con Fernando Vázquez. Acompañado por su consejo de administración, visitó este lunes La Voz de Galicia. 

-¿Cómo ve la situación en este preciso instante?

-El cambio de entrenador ha sido fundamental en esa dinámica positiva que ahora mismo tiene el club. En esa comunión con la grada también. Lo que ahora vemos factible, hace solo unas semanas lo veíamos con total pesimismo. Creo que puede haber un antes y un después. Pero para eso, primero, hay que salvar la categoría y luego ya se planteará un proyecto más ambicioso.

 -En mayo apareció con un programa muy ambicioso. ¿Lo mantiene?

-Las circunstancias han cambiado respecto a mayo. Incluso algún compañero no estaba. Nos encontrábamos en un momento en el que nos jugábamos el play-off de ascenso. El escenario era completamente diferente. Estamos en una situación económica, deportiva y social de las peores que ha vivido el club en su historia. Por eso cambian las circunstancias, los objetivos y estrategia a seguir en los próximos meses y se requiere una urgencia que antes no había tanto en el área deportiva como en la económica.

-Están siendo muy directos en la toma de decisiones. En 72 horas, ya han relevado al director deportivo, Carmelo del Pozo.

-El tema de Carmelo es un tema que viene un poco por el respeto profesional a la persona. Carmelo no es una persona de nuestra confianza, no porque no sea buen profesional, sino porque tenemos otras personas de nuestra confianza. Así que no nos parecía justo mantenerlo.

-¿Seguirá la dirección deportiva como tal?

-Es un tema que está abierto. Tenemos un mercado de invierno muy largo. Muy difícil, en la ventana de invierno. Así que ahora hay que sacar esto adelante y luego se verá cómo queda.

-¿Qué modelo de club tiene en mente en caso de permanencia?

-Tenemos, porque aquí opina todo el consejo. Se trata de un modelo clásico de fútbol. Hay que tener muy cuidada la base social. Al socio, accionista y aficionado en general. Un club accesible. Transparente. Un equipo que ilusione y ambicioso. Hará falta músculo financiero, que estamos en ese lado, negociando con Abanca. Hay que seguir potenciando lo que se ha hecho hasta ahora, que son muchas cosas. Y mejorar el resto. Lo más importante ahora es lo que hemos logrado en estos partidos, porque por encima de la sociedad anónima deportiva que somos y asumimos, somos un club de fútbol. Y la comunión entre la masa social y club es primordial.

-¿Sigue pensando en nueve fichajes?

-No puedo decir un número. Solo que nuestra intención es reforzar el equipo al máximo y con jugadores que podrían seguir aquí la temporada que viene. Establecer una base sólida.

-Fernando Vázquez ha devuelto la ilusión. Pero si de algo ha pecado este club en los últimos años es de no haber apostado por un entrenador mucho tiempo. ¿Está preparado para cuando a Fernando Vázquez no le vayan tan bien las cosas? ¿Se va a confiar más en la figura del entrenador?

-La ilusión de este consejo es, llegado el momento de marcharse, dejar al equipo lo más alto posible, con una deuda muy liberada y, si es posible, con el mismo entrenador. Una de las decisiones que me han movido, aparte de la relación personal, a pensar en Fernando Vázquez es porque pienso que yo, que era el responsable del área deportiva en el 2014, tenía que haber hecho algo más para que siguiera Fernando. Hubo malos entendidos que podían haberse solucionado. Todos nos podemos equivocar. No es que yo asuma que fuera mi responsabilidad, pero como miembro del consejo creo que tendría que haber hecho algo más por evitarlo. Me ha hecho ilusión personal que venga Fernando Vázquez. Es con el entrenador que más confianza he tenido. Y si mañana lo pide la grada, igual que si pide la salida del consejo pues habrá que verlo…

-¿Cómo afronta la próxima junta de accionistas de la ampliación de capital, que necesita una mayoría reforzada?

-Creo que vamos a ir bien preparados. Se hablará de cosas que no están en el orden del día pero que el accionista tiene que conocer. El paso que ha dado Abanca con el apoyo económico ha sido fundamental. Hay que explicarlo bien a los accionistas.  

-¿Ha hablado ya con los principales accionistas para sacar adelante la junta?

-Tenemos que hablar con todos. Los que tienen muchas y pocas acciones. La junta en sí habla de una capitalización de cinco millones y una ampliación de capital, no sé si habrá más de una fase, que serían unos diez millones de euros más. Aunque la historia nos ha mostrado que las ampliaciones son un fracaso, por lo que es posible que tengamos que abrir más fases. No será fácil, pero trabajaremos para lograrlo.

 -¿No siente vértigo o miedo de que pueda pasar a la historia como el presidente que «vendió» el Deportivo?

-Yo no vendí el Deportivo. El Deportivo tiene una deuda impresionante que no hemos generado ninguno de nosotros. Ni la situación deportiva, que también la hemos heredado. Hemos cogido al equipo de último en Segunda con una deuda de ochenta millones. La lectura es que somos el consejo que ha intentado salvar al Deportivo de la desaparición.

 -¿Qué deuda capitalizará finalmente Abanca, se refirió a rebajarla a mínimos históricos? ¿Más de la mitad de los 58 millones de deuda?

-No lo vamos a decir porque tenemos compromiso con Abanca de anunciarlo en breve. Lo máximo que se pueda es bueno. Abanca está estudiando incluso aumentar el apoyo, dependiendo el plan de viabilidad que tengamos. Tenemos un proyecto ganador y Abanca lo sabe. Ascender con dinero es difícil y sin dinero más aún. El gran objetivo es llegar en uno o dos años a Primera División. Otra cosa es que luego salga… Somos gente del mundo del fútbol sabemos lo traicionero que es.

-¿Ha iniciado la toma de contacto con accionistas con más títulos, como Tino Fernández o Ignacio Rivera?

-De momento, no, porque aún no hemos convocado la junta. Vamos a hablar con todo el mundo. Todo el mundo tiene que estar informado y espero convencer a todo el mundo. Este es el plan de viabilidad ideal porque no he encontrado nada mejor. El otro día comentaba un socio que había un relato, que no le gustaba. ¿Pero cuál es el otro relato? Es que no hay otro relato. El Deportivo no tenía recursos propios para afrontar el mes de diciembre [se refiere al mercado de fichajes de enero]. Estábamos caninos. Si no meneamos el árbol, seguro que no ganábamos estos partidos que hemos ganado. Hay que ver la realidad. Dentro de equis años, si estamos en lo alto, dirán que sin este momento… El momento es el que es. De emergencia. Como otras veces. En su momento, el consejo de Lendoiro pues tuvo que eliminar el tope del 1 % porque necesitaba, en aquella ampliación de capital que fue un fracaso, un inversor. Tino tuvo que hacer una ampliación porque la Agencia Tributaria se lo solicitaba para firmar el convenio. Hay que ver la situación de cada momento antes de hablar.

 -El presidente de Abanca, Juan Carlos Escotet, insiste en profesionalizar el club, ¿de qué manera?

-Se refiere a que el club tiene que dotarse de más talento para ser más ambiciosos a nivel deportivo social y económico. Que Abanca ponga dinero no significa que no haya que mejorar cosas en el club.

-¿Habrá revolución a nivel de club?

-Hay muy buenos profesionales y, marcando la hoja de ruta correcta, no hay por qué hacer muchos cambios. Las revoluciones no son buenas. Hay que darle oportunidad de trabajo a todo el mundo, con el nuevo modelo, que queremos cambiar…

-Una figura controvertida en el club en los últimos años es la de José González-Dans, director general del Deportivo. ¿Cuál es su situación?

-No es un tema que nos hayamos planteado hasta la fecha. Cuando llegamos al club se le nombra director financiero. Luego, director corporativo. Y el puesto de director general le llegó hace poco, cuando no estábamos ninguno de nosotros. Vamos a ver, de aquí a final de temporada, cómo van las cosas y lo hablaremos entre todos.

-Estuvo casi cuatro años como consejero. ¿Qué aprendió y qué errores cometió que le pueden servir?

-Cometí errores, sobre todo al principio, que era principiante. Venía del balonmano, pero el fútbol es diferente. Cometí errores que luego no cometí. Intento que mis compañeros no los cometan, porque es fácil cometerlos. Vienes con ilusión y por precipitación te equivocas. Opinar no tiene consecuencias, pero tomar decisiones sí. Así que nos equivocaremos, fijo. 

-¿Qué puesto ocupará Richard Barral, por ahora asesor externo del consejo?

-Tener una persona como Richard Barral es un lujo. Además, haciéndolo como ahora, de manera rapidita... Tener a Fernando en el banquillo y a Richard en la dirección deportiva es un lujazo. Hay relación de confianza enorme. 

 -¿Uno de esos errores de la anterior etapa fue no crear una estructura deportiva alrededor de Barral?

-Yo no era presidente. Pero incluso eso lo asumo como error. Se podía haber hecho el armado diferente. Pero el club, a pesar de los errores, los tres años y medio, que fueron muy duros. Nosotros ascendemos, hacemos el mercado de invierno. Movimientos no solo en el primer equipo, sino en el Fabril, que estaba a cuatro puntos de bajar a Preferente. Tino se centra en el área económica, con los embargos e historias que no quiero recordar…Yo con Ernesto Bello reforzamos el equipo. Ascendemos. Y en Primera tenemos un tope salarial similar al de ahora. Fichamos a Víctor Fernández, luego Víctor Sánchez, y nos salvamos en el Camp Nou; y la gente decía que era un desastre. Teníamos el segundo presupuesto más bajo. Y teníamos que dedicar gran parte del presupuesto a pagar deuda. La temporada 16-17, que vendemos a Lucas al Arsenal, pagamos unos veinte millones en deuda. Un club como el Dépor. Hay que ver un poco los condicionantes. Cuando me voy del club, el equipo está en Primera, fuera de descenso, el Fabril, líderen segunda B. La situación deportiva no era mala. Luego llegó la tormenta. Se desciende a Segunda casi en el mes de febrero. La racha fue horrible y la temporada pasada hubo un momento de suerte al meternos en el play off y de mala suerte en el play off. Por 15 centímetros estaríamos hablando ahora de otra situación en el club, siguiendo en el consejo de Paco Zas, etcétera. Pero en el fútbol un detalle pequeño cambia muchas cosas. Pero el tema económico siempre nos ha condicionado en todos los ejercicios, incluidos los anteriores al consejo de Tino. En los últimos 10 años. Los tres descensos tienen un porqué. Nos ha marcado el tema económico siempre. Hemos dedicado muchísimos recursos económicos a pagar deuda.

-En los últimos años otros presidentes tuvieron proyectos o ideas como el museo, la fundación, el estadio para el Fabril y el equipo femenino, los campos para la cantera más cerca de la ciudad... ¿Retomará alguna de esas ideas?

-Nuestra mayor urgencia ahora es otra. No estamos para hacer pajas mentales. La idea es clara. En primer lugar, la permanencia del equipo en Segunda División; y en segundo lugar, la viabilidad económica del club. A partir de ahí, ya veremos. No son cosas prioritarias. La fundación existe. Veremos qué giro le podemos dar. El estadio o el museo no son prioritarios ahora. Si estás en Primera y se puede hacer un museo, fantástico. Pero creo que ahora no es una prioridad y en la situación en la que estamos, menos. Me parecería un sacrilegio pensar en algo así, y más con la que tenemos encima.

-Sobre el desarrollo de la ampliación de capital hay una denuncia, ¿qué conocimiento tiene de ese tema?

-Pues hay un recurso de un accionista y yo, con el mayor respeto, ni entro ni salgo. Yo no tengo conocimiento de cómo se desarrolló, no le corresponde a un consejo saber el día a día del club o cómo se ha llevado a cabo en cada fase la compra de acciones. Es un tema que está previo a un juicio y ya se verá. A mí desde el club me trasladan que se ha hecho correctamente; yo no lo puedo decir. ¿Por qué se hizo la ampliación? Pues al consejo se le dijo que como un requisito de la Agencia Tributaria. La ampliación de capital tenía ese sentido. Yo compré acciones en las fases que me correspondieron y las llevé de forma correcta. ¿Alguno pudo cometer algún error? Lo decidirá en su momento un juzgado.

-Hablaba de una situación de emergencia deportiva y económica, ¿la emergencia social se soluciona resolviendo las otras dos?

-Si haces bien las cosas a nivel deportivo, las cosas a nivel económico están bien y a nivel social la gente está más tranquila. Que vean que aquí está un consejo que va a apoyar a la gente, que va a hacer políticas de unión. Que la gente se sienta a gusto en el club y lo sienta como algo propio. El sentimiento de pertenencia no se le puede quitar absolutamente a nadie, al margen del porcentaje de acciones que tenga cada uno. Ese sentimiento es incluso de los que no son socios. Nuestra función es incentivar que la gente se identifique con el club. Y si las cosas a nivel deportivo salen bien… Entonces el trabajo importante está hecho. La gente quiere ir al estadio, disfrutar del equipo y verlo ganar. Esto es normal. No vamos a inventar aquí la Coca-Cola. En ese sentido, no hay otra fórmula más que esta en el tema social. Trabajar con las peñas y los aficionados, con todo el mundo y que todo el mundo se sienta identificado con el proyecto, con el club. Y, sobre todo, no inventar cosas raras. Al aficionado no le gustan los cambios radicales, sino poco a poco. Tenemos un formato que es el que es y los cambios radicales no nos gustan mucho. Miguel [Otero] y José Luis [Queijeiro] pueden hablar de estos temas. El tejido social nos preocupa. Queremos que la gente esté a gusto con este club, con el equipo, con el consejo, con todo.

-En su anterior etapa estuvo en el área deportiva y trató de cambiar el fútbol base. ¿Vale aquel modelo que crearon o hay que darle una vuelta?

-Hay que darle una vuelta al fútbol base. En su momento hicimos un trabajo de organización y captación. Traer a Albert Gil al Deportivo fue darle organización a la base. Entrenadores sin contrato… Los campus del Deportivo eran un desastre, con 50 o 60 chicos. Nuestros chicos no jugaban torneos internacionales. Albert le ha dado orden a todo eso. Cuando yo me marcho, los campus tienen dos mil y pico niños. Al Dépor le invitan a torneos internacionales en muchos países. Y luego la labor de captación, de jugadores importantes. Algunos no han salido. Pero está el caso de Francis, de Mujaid, un jugador por el que siempre he apostado, incluso por su primo, que al final no cuajó. El caso de Edu Expósito... En muy poco tiempo generamos unas plusvalías al club, pero debemos dar un paso más. Hemos desatendido el trabajo con el fútbol local. El fútbol base de Coruña, comarca y Galicia. La zona de influencia más importante es la nuestra, y tenemos que creer en los chicos. Que tienen el mismo talento que los demás. Pero tenemos que trabajar de otra manera diferente en Abegondo para sacar jugadores de talento que al final sean profesionales y, si son del primer equipo, mejor. Me gustaría ver un Deportivo con muchos jugadores gallegos y de la cantera. Lo que eché en falta esta temporada fue que en Primera es muy difícil, pero en Segunda hay muy pocos jugadores gallegos en el club y de la cantera. Es algo aislado, respecto a otros años en que hemos estado en Segunda División, con más de la mitad de la plantilla de la cantera, y con ellos ascendimos. Ese vacío hay que solucionarlo de alguna manera. Pero a la cantera hay que darle tiempo y paciencia. Si queremos cambiar el modelo y hacer un club de cantera. Pero el Deportivo nunca ha sido un club de cantera. Ha sacado grandísimos jugadores, pero muy esporádicos, nunca hemos sido un club que tuviese a cinco jugadores titulares en el equipo. De la época de Manolete o Beci, a partir de ese momento tuvimos a pocos jugadores de aquí en Primera División. Eso requiere cambiar muchas ideas, muchas políticas deportivas a nivel de fútbol base en La Coruña y lo vamos a intentar. No perdemos nada intentándolo.

-Con el equipo en Segunda División, ¿entra Fran en el proyecto y si entra qué puesto ocuparía?

-No voy a hablar de nombres ahora mismo. Ni de Fran ni de nadie. Cuando llegue el momento, más cerca de la salvación, tomaremos decisiones deportivas. Por ahora no puedo tomarlas ni con Fran ni con nadie por que no es el momento.

-Como intención ya dejó escrito que quiere a Fran.

-No solo a Fran, sino alguna persona más, importante en la historia del club y que esté en el club trabajando, de estos grandes embajadores, exjugadores del Deportivo y que están ligados al mundo del fútbol, hay que aprovecharse también. Conocen el escudo, el club, la camiseta, es mejor traer una persona nuestra, que haya estado años y en momentos importantes, que estén con los chicos para que vean la evolución del club. Es importante dotar al Deportivo de gente que conozca la historia y nos dé trabajo.

-¿Será esta una semana de salidas?

-Ha habido tres llegadas y la próxima entrada ya requiere una salida. Así que con el próximo fichaje, probablemente haya una salida.

-Ya es día 20 de enero y no ha habido ninguna salida, ¿Está descartada la opción de ejecutar despidos?

-Esperamos negociar y que todo el mundo salga a otro club o cedido. Rescindir un contrato sería el último recurso al que acogerse, pero a veces es una solución. Si necesitas una plaza, por encima de todo está el Deportivo. Por tanto si traemos un jugador importante y no hay acuerdo para una salida… Nos ha pasado muy pocas veces. Intentaremos buscar una solución deportiva a cada jugador que sale.

Un equipo de ocho consejeros

JUAN ANTONIO ARMENTEROS

«Puedo aportar mi relación con personas de mi entorno»

Fue el presidente interino del Deportivo durante los 19 días de tránsito entre la renuncia de Paco Zas y la llegada efectiva de Fernando Vidal. «Para mí fue un orgullo. Es mi club de siempre, desde niño, pero fue algo sin pensarlo 24 horas antes», señala. Luego, apenas pudo conciliar el sueño. «Imaginaos que aquel día 27 no se hacen todos los cambios en el consejo, no se consigue cambiar al entrenador, ni firmar el préstamo con Abanca y que tuviésemos que empezar todo el miércoles pasado después de la junta. Sería absolutamente inviable. Estaríamos posiblemente defenestrados. Por urgencia, por responsabilidad. No me apetecía nada. Fue de sorpresa. No era lo quería. Estaba en el equipo de Fernando y ahí sí que mucha ilusión, pero no era plato de gusto. Fue por responsabilidad y porque alguien lo tenía que hacer», recuerda. Bien relacionado con amplios sectores del deportivismo, el consejero de Fernando Vidal insiste una y otra vez en la necesidad de dejar atrás diferencias y quedarse con la esencia: el amor por el blanquiazul. «Si algo puedo aportar, es la relación con personas de mi entorno. Con expresidentes», explica. 

FEDERICO GARCÍA PONCET

«El Deportivo necesita abrirse a todos»

El nuevo consejero, hijo de Fefé del Río, que fue socio número 2 del Deportivo, quiere un club que salga a la calle y sea más cercano al entorno en que vive. «El Deportivo necesita abrirse a todos, tiene que dejar de salir solo en las páginas de deportes, debe participar en muchos más ámbitos», afirma, y también pone ejemplos, como que la presencia de los profesionales deportivos no se circunscriba a las campañas de recogida y reparto de alimentos o juguetes durante las Navidades. «Eso está bien, pero el resto del año también hay proyectos en que participar. Porque los protagonistas son ellos, no la junta», analizó. García Poncet considera que esta toma de partido por iniciativas y proyectos que en principio no tienen nada que ver con el balón va a redundar de forma positiva en la salud deportiva, económica y social del club. Y pone como ejemplo el discurso pronunciado en la asamblea por el presidente Fernando Vidal. «Fue un decálogo de deportivismo que se resume en una sola frase: el Deportivo somos todos. Si esto es así, tenemos que defenderlo todos y nos obliga a todos a actuar con generosidad», señala.

MANUEL JOSÉ VÁZQUEZ

«Es bueno que el fútbol modesto esté en el Deportivo y que el Deportivo esté en el fútbol modesto»

De la mano de Fernando Vidal, el presidente de la AFAC, el colectivo que aglutina a los clubes modestos de A Coruña, ha dado el paso del fútbol modesto al profesional, dos mundos cuyo nexo de unión debe encontrarse en la ciudad deportiva de Abegondo. «Es importante para el Deportivo que tenga un representante del futbol modesto, y para el fútbol modesto tener un representante en el Deportivo», señaló Manuel Vázquez, antes de referirse a uno de los aspectos vertebrales del discurso del nuevo mandatario del club coruñés: la cantera. «Si queremos que en el equipo de primera categoría estén más jugadores locales, eso pasa por que la base esté más cerca del fútbol gallego, que haya más jugadores, y si hay más técnicos, mejor», dijo. Vázquez espera hacer compatible su posición al frente de esta asociación con la de consejero. «Ayer (por el domingo) estuve reunido con clubes de la AFAC y en principio no hay ninguna incompatibilidad. Solo puede haber un tema que podía ser el convenio del Deportivo con fútbol base. Pero ahí el que elige a los representantes que van llevar la negociación de este convenio son los clubes modestos en su asamblea», añadió.

JOSÉ LUIS QUEIJEIRO

«Si finalmente se da, me haría mucha ilusión presentar a Insua»

Deportivista hasta la médula y padre de Álvaro, un canterano que recorrió todos los escalones de la base hasta el Fabril, José Luis Queijeiro cumple un sueño al ser nombrado nuevo consejero del Deportivo. «Es un tremendo honor para mí. Soy deportivista y me hace una ilusión tremenda», admitió. También sabe que se aboca a soportar, junto a sus compañeros de directiva, la responsabilidad de aquel que debe trabajar de forma desinteresada para levantar al club del momento más delicado de su centenaria historia. «El mayor reto es salvar al equipo y, luego, llevarlo a Primera. El equipo, la ciudad y el deportivismo se lo merecen», ha afirmado convencido. En este sentido, se declara un aficionado más dispuesto a poner todo su conocimiento al servicio del club que ama. Y tiene clara cuál sería una de las decisiones que tomaría. «Me haría una ilusión tremenda que Insua o Borges viniesen de nuevo. Todavía no se lo dije a Fernando Vidal, pero me haría mucha ilusión presentar a Insua. Mi hijo y él se formaron juntos, son de la misma edad y creo que hizo méritos más que suficientes para estar ahí», señaló.

MIGUEL OTERO

«De Fernando Vidal me ganó primero el proyecto y luego como persona»

Primero al frente de la Federación de Peñas y, luego, aspirante a presidente, Miguel Otero da ahora el paso al consejo de administración del Deportivo. «Esta era una etapa olvidada por mis compromisos profesionales. Apoyé a Fernando en la última junta, y me ganó primero el proyecto y, luego, como persona», indica, antes de elogiar su actitud y su compromiso. Pero en su particular paso al frente no hay nada más extraordinario que en sus otros compañeros de junta. «Este es un paso histórico por el compromiso que hay que mostrar en este momento. Esta decisión se toma hace más tiempo, hace unos dos meses, cuando la situación todos sabíamos que era muy complicada», añadió. Su conocimiento de los entresijos del fútbol por su paso reciente por el Lugo, primero a nivel profesional y luego como consejero, también le concede un plus que, subraya, puede dar un valor añadido a su llegada en este momento al club. «Comencé como trabajador con patrocinios e ingresos, luego más tareas, más roles, participar en el control económico de la Liga, ser asambleísta de la Federación Española. La parte que más me gusta es la parte más administrativa, es la que me he dedicado siempre, es donde puedo aportar y puedo compenetrarme con el equipo que ha hecho Fernando», explica.

 RICARDO GONZÁLEZ

«He apostado por ser parte del Deportivo»

La emigración se ganó un hueco por derecho propio en el nuevo consejo del Deportivo. Ricardo González, que lleva vinculado al club a través de sus empresas desde el 2001, y que capitaneó junto a otros empresarios la pretemporada del club en Venezuela, se declara enamorado del fútbol y del equipo blanquiazul. «Yo siempre he estado vinculado al fútbol. Fui vicepresidente de otros clubes. Mis padres y mis suegros son gallegos y, si algo tiene Fernando, es que es superinteligente y me convenció muy fácilmente», afirmó, antes de referirse al enorme potencial que el Deportivo dispone entre los gallegos que viven fuera de Galicia. Empresario con varios restaurantes actualmente en Venezuela, en su historia personal también ha tenido que sufrir la expropiación de alguno de sus otros negocios, como la construcción, bingos y casinos por parte del gobierno de su país. «Pienso que esta es la hora de dar el salto definitivo aquí por la situación en que está Venezuela. Mi familia está aquí y yo soy un humilde soldado al servicio de Fernando», se declaró entre risas. Como uno de los principales accionistas del club, el empresario venezolano jugará un papel importante en la próxima ampliación de capital del club. «Iré con las mismas que tenemos. Hemos aportado por ser parte del Deportivo. Y apostaré por mantener las mismas que tenemos», anunció.

El procurador Argimiro Vázquez Guillén, también consejero del club, no pudo asistir a la cita en La Voz de Galicia por motivos profesionales

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos
Comentarios

Fernando Vidal, en La Voz: «Somos el consejo que intenta salvar al Deportivo de la desaparición»