El alto ritmo ofensivo en el segundo tiempo da al Deportivo la cuarta victoria seguida

Después del descanso, el equipo coruñés atacó en campo contrario, llevando el balón de una banda a la otra y generando superioridades numéricas


El Deportivo repetía partido como local, después de tres victorias consecutivas. En casa atesoraba tres victorias, cuatro empates y cuatro derrotas. Marcando 13 goles a favor y recibiendo 17. El Cádiz visitaba Riazor como líder, habiendo conseguido una sola victoria en los últimos seis encuentros. Como visitante, acumulaba seis victorias, tres empates y tres derrotas, con 14 goles a favor y 11 en contra.

Deportivo

Sistemas: 1-5-4-1

Fernando Vázquez siguió con el mismo sistema de juego de los últimos partidos. Como único cambio en la alineación titular entró Mollejo por Koné en la posición de extremo izquierdo.

Fase defensiva

El Deportivo, desde posicionamiento plegado, no dejaba crear ocasiones al Cádiz. Las ayudas defensivas en las bandas evitaban la progresión del rival.

Al final del partido, con el marcador por delante y en repliegue, defendió bien los centros laterales, con buenos marcajes dentro del área.

Fase ofensiva

Jugaba desde atrás intentando combinar, aunque en la primera parte no tuvo mucha profundidad y apenas hubo ocasiones de gol. En el inicio del segundo tiempo, con un gran ritmo de juego ofensivo, el Dépor consiguió meter cerca de su área al Cádiz. Gracias a las vigilancias ofensivas de los centrales sobre los delanteros adversarios, conseguían recuperar el balón con rapidez, para seguir atacando en campo contrario.

Cádiz

Sistemas: 1-4-2-3-1

Cervera empezó con el mismo sistema con el que empató contra el Mirandés. Realizó dos cambios de jugadores: en el extremo derecho entró Nano por Alejo, y en el medio campo, Garrido por Sergio. Como hombres más destacados durante la temporada: Lozano (con cinco goles) y en la media punta Álex Fernández (con ocho).

Fase defensiva

Desde posicionamiento plegado, y con las basculaciones de sus líneas de medios y defensas, evitaba que el Dépor pudiese llegar con claridad a zonas de remate. Conociendo el chut que tiene su excompañero Aketxe, los cadistas evitaron cometer faltas cerca de su portería.

Fase ofensiva

En inicio de juego, los laterales se situaban avanzados y Álex Fernández se acercaba para recibir el balón y atacar por el mismo sector, o con cambio de orientación. Con el marcador en contra, este jugador se situó como mediocentro, pasando a tener más posesión de balón.

Claves

1. Primera parte sin ocasiones: ninguno de los dos equipos quiso arriesgar en esta mitad, evitando que el rival, al contraataque, le pudiese crear situaciones de gol.

2. Ritmo de juego: el ritmo que imprimió el Dépor, tanto ofensiva como defensivamente, en los primeros veinte minutos de la segunda parte, generó oportunidades de gol para poder adelantarse en el marcador.

3. Paciencia en ataque y gol: el Deportivo atacaba en campo contrario, llevando el balón de una banda a la otra y generando superioridades numéricas. A través de una buena conducción y pase de Montero, Gaku, bien orientado, recibía detrás de la línea de medios, y filtraba un pase preciso para que Merino lo convirtiera en el gol de la victoria.

4. Defensa replegada: en los minutos finales, el Cádiz generó situaciones de peligro mediante centros laterales, que la defensa del Dépor acertó a despejar, sin conceder ocasiones de gol al rival.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

El alto ritmo ofensivo en el segundo tiempo da al Deportivo la cuarta victoria seguida