El Atlético de Segunda División

El Deportivo debe evitar que el Cádiz se adelante, porque es un equipo que controla el juego sin tener el balón


El partido es importante para el Deportivo porque supondría confirmar las sensaciones que se están generando en esta inercia positiva. Y es que vencer incluso le puede sacar del descenso. Ya haberle ganado al Racing y salir de la última posición fue un impulso importante, pero superar al líder y meter cuatro equipos por debajo, lo sería todavía más. No lo tendrá fácil, eso sí, pues enfrente tiene a un equipo muy sólido, muy fiable y muy bien definido.

Un equipo reconocible

Es lo mejor que se puede decir de cualquier equipo. Esta es la quinta temporada con el mismo entrenador y sabe a lo que juega. Todos trabajan con una idea muy automatizada que, salvando las diferencias, recuerda un poco al Atlético de Madrid. No es que sea un conjunto que regale el balón, porque no lo hace, pero sí que es verdad que no le importa no tenerlo. Es algo muy diferente. Y muchas veces no teniendo el balón, tiene el partido donde él quiere.

Defender para atacar

Uno de los grandes secretos del líder de Segunda es su solvencia defensiva. Es un equipo muy ordenado, muy solidario en el esfuerzo que, cuando te roba, transita muy rápido. Y esa es su principal cualidad ofensiva. Tiene una contra letal. Es un equipo que con espacios te hace mucho daño porque tiene jugadores muy veloces. Además, es un conjunto muy fuerte a balón parado, aunque posiblemente no llegue en su mejor momento de resultados. No tanto de juego, porque lo del Mirandés fue un accidente. Solo el Huesca y el Málaga han encajado menos goles que el Cádiz y ahí está una de sus grandes virtudes.

Alberto Perea e Iván Alejo

El Cádiz no es un equipo especialmente presionante, pero se sabe replegar bien y luego aprovecha sus salidas con velocidad, con actuaciones brillantes de sus jugadores de banda. En ese sentido, Alberto Perea llega en un grandísimo momento y aporta calidad en la derecha: mientras que Salvi, que es baja por lesión, es muy veloz por la izquierda. Su sustituto podría ser Iván Alejo, que igualmente es muy rápido y desequilibrante.

El nueve, la diferencia

El Cádiz mantiene gran parte del bloque de la pasada temporada y quizás la diferencia este curso la aporte la posición de delantero centro, en donde han mejorado mucho con Choco Lozano y Nano Mesa, que están viendo portería A ellos hay que sumarle ahora la reciente incorporación de Jorge Pombo, que viene del Zaragoza.

Sufre más con balón

Es evidente que es difícil buscarle puntos débiles al Cádiz, no en vano es el líder, porque además es un equipo que concede muy poco. Por eso, lo fundamental es no encajar. Porque si se pone por delante es muy difícil jugarles. Lo del otro día contra el Mirandés fue un accidente, porque pocos equipos han conseguido neutralizarles una ventaja. Y en cambio, cuando el rival se pone por delante y el Cádiz se ve obligado a asumir más responsabilidades, sufre porque no se encuentra cómodo.

Un Dépor imprevisible

El Cádiz será un duro rival. Pero a favor del Deportivo juegan ahora mismo dos factores. El primero, por supuesto, es el de Riazor. El cambio de entrenador y del consejo de administración han insuflado de nuevo de optimismo a la afición, que ya el otro día acudió en un buen número al estadio, se espera que contra el Cádiz sean más al no ser día laborable, y además con una muy buena predisposición a animar. Y el segundo es la imprevisibilidad táctica. Fernando Vázquez ya avisó que puede alternar los sistemas, defensa de cuatro o de cinco, incluso dentro de un mismo partido, y eso puede crear un poco de incertidumbre en los adversarios.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El Atlético de Segunda División