Sabin Merino transpite optimismo sobre el Deportivo: «Este equipo puede competir con cualquiera»

«Al final no es fácil estar sin jugar, te preguntas muchas cosas, dudas de ti, de todo», indica el punta sobre sus últimos años


El jugador Sabin Merino, nuevo delantero del Deportivo, ha reconocido que no ha sido «fácil» para él asumir su falta de protagonismo en las últimas temporadas, primero en el Athletic Club y, las dos más recientes, en el Leganés, que se lo traspasó al club gallego esta semana.

«Al final no es fácil estar sin jugar, te preguntas muchas cosas, dudas de ti, de todo», explicó en su presentación como jugador del Deportivo el día después de haber de haber debutado con gol en la victoria ante el Racing de Santander (2-1).

Merino agradeció que el Deportivo haya «creído ciegamente» en él desde que iniciaron los contactos para su incorporación y se congratuló de haber puesto fin a tres años de sequía en partidos oficiales, un largo periodo que tiene un matiz porque «son dos años y tanto jugando quince minutos cada siete partidos, así que no se le puede valorar».

El delantero vasco, que acabó con una sobrecarga muscular el partido de su debut, aclaró que está «en condiciones» de jugar el domingo ante el Cádiz.

El líder de LaLiga SmartBank no intimida al jugador del Deportivo, equipo que este jueves abandonó la última plaza de la clasificación.

«Creo que este equipo puede competir con cualquiera. El Cádiz es el líder en estos momentos, pero en cuanto a plantilla y jugadores no creo que individualmente sean mejores que nosotros», aseguró.

Merino se mostró «seguro» de que el Deportivo conseguirá quedarse en Segunda División, algo de lo que depende su continuidad hasta 2022.

Çolak, Montero, Mujaid y los demás

Lois Balado

Cristóbal en la banda y Çolak en el campo, todo un déjà vu. Bastaron cinco segundos, si no menos, para recordar todos los argumentos sobre el turco, a favor y en contra, que el deportivismo tenía cogiendo polvo. Debates que permanecerán una jornada en la nevera de las tertulias cumpliendo sanción. Gol de genio y expulsión de ingenuo. Una roja marca de la casa que había comenzado a trabajarse cuatro minutos antes con un empujón en una gresca con Çolak de estrella invitada.

El turco es así. Fútbol potrero que enamora y sangre caliente que provoca rupturas. Mal amor, gran amante. Con el turco se pasa bien pero mejor no hacerse ilusiones. Es el «ese chico no es bueno para ti» con espinilleras.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

Sabin Merino transpite optimismo sobre el Deportivo: «Este equipo puede competir con cualquiera»