Christian Santos airea su descontento: «Si te ponen piedras y todo en contra, es difícil mantenerte»

«Soy como el quinto delantero, me están poniendo a todos por delante», lamentó el delantero venezolano


«¿Como me encuentro? No sé. Estoy bien, pero un poco mosqueado». Christian Santos abrió su rueda de prensa anunciando tempestad, y no falló en el pronóstico. Cada respuesta sirvió para dejar claro su descontento con el club. Destacó, de inicio, su aportación: «Lo poco que he jugado, pude aportar. De hecho, la única victoria fue un gol mío». Y a partir de ahí, el lamento: «Creo que la decisión de quedarme este verano fue buena, porque pienso que tengo puesto en el once, pero por alguna razón no se me está dando. La razón se la tienen que preguntar ustedes mismos; si sacan conclusiones, van a acertar. Yo trato de hacer lo mejor, aportar lo mejor de mí».

«Ojalá pueda dar mi mejor versión y jugar más, pero al final creo que no está en mis manos. Depende del entrenador y no de mí", prosiguió en su queja, hasta alcanzar al futuro: "Me gustaría quedarme, pero si te ponen piedras y todo en contra, es difícil mantenerte. Quiero hacer mi mejor trabajo, pero también que tenga un apoyo de parte de todos».

«Si uno lo analiza bien… Soy como el quinto delantero, me están poniendo a todos por delante. El año pasado se dieron resultados, pero era algo similar. Soy el primero que apoya al equipo, que trata de mejorar, que busca soluciones, pero como que no me toman tanto en cuenta", denunció el punta venezolano, que se considera desfavorecido por la escasa relevancia que parece otorgarle el entrenador: «Entrar en un partido con compañeros ya cansados y tratar de hacer algo, lo veo muy complicado. De vez en cuando puedes hacer cosas, pero en la mayoría es muy difícil. Si entras desde el inicio y con más minutos puedes ser otro jugador».

Santos reclama también mayor atención por parte del entrenador y el director deportivo: «La cuestión es que se está hablando más con jugadores que supuestamente tienen bastante peso en el vestuario, no se habla con todos los jugadores. Yo soy más tranquilo, no uno de los pesos pesados, trato de hacer mi trabajo y si me preguntan algo o quieren algo de mí estoy dispuesto a responder». «Somos veintitantos y es importante la opinión de cada jugador, no de dos o tres. Si queremos salir adelante hay que implicar a todos, no a unos pocos, contándolos con la mano», reclamó. Situación que, a su juicio, no enturbia la relación entre los miembros del plantel: «En el vestuario nos llevamos todos bastante bien, es una competencia sana»:

«Solamente digo lo que siento en mi corazón, cuando estoy contento lo digo, cuando no también, y hay que respetar eso. Soy bastante correcto con todos y creo que deberían ser justos conmigo. Solo expreso lo que me sale y me nace», sostuvo el ariete, antes de analizar su rol en el nuevo estilo que exhibió el Dépor en Fuenlabrada. «Para mí es complicado. Puedo jugar estilo directo porque soy fuerte, puedo bajar pelotas y luchar, pero no me gusta ese juego, prefiero asociarme. No sé realmente lo que pretenden de mí», reflexionó. De ahí pasó a analizar la intención manifestada por Luis César de modificar el juego por banda, apostando por extremos a pierna natural: "Si eso sucede, que llegan los centros, sería lo ideal porque solo tendría que estar en el área y definir todo. La manera que piensa el mister de jugar la veo ideal, pero el problema es cómo la ejecutamos, ahí nos cuesta».

 

«Estamos progresando, encajando menos goles, y hay que tratar de ganar confianza, atreverse un poco, pero con cabeza. Atreverse no es agarrar la pelota y tratar de hacer milagros, sino en conjunto», consideró antes de cerrar su intervención con una solicitud a la grada: «Cuando las cosas no van bien, todos se ponen rápidos a criticar o se desesperan, pero creo que hay que tener paciencia. Sobre todo les pido que traten de apoyar; es difícil, pero por ahí tiene que ir el camino. A nosotros, al entrenador, a todos».

Samuele Longo: «He aprendido del pasado, ahora me aíslo de todo y voy por mi camino»

xurxo fernández

Apuesta por un Dépor en promoción a final de curso y por un futuro en A Coruña: «Me quiero quedar aquí»

Samuele Longo (Valdobbiadene, Italia, 1992) se ejercita con braga al cuello y abandona la sesión poco antes de que termine. Solo por precaución. «He tenido un poco de fiebre, pero no es nada. Pasará».

-El Dépor, colista. Trece partidos sin ganar. ¿Aún puede aspirar a algo más que salvarse?

-Estoy completamente convencido. La realidad es que quedan muchísimos puntos por disputar, ahí está el calendario. En Segunda tres partidos buenos te llevan arriba, y dos malos te devuelven a la parte baja. Esperan todavía muchos cambios y por eso hay que ir realmente partido a partido hasta que llegue el momento de tirar una línea y ver a qué altura estamos y a qué podemos aspirar. Creo que podemos entrar en play-off tranquilamente.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Christian Santos airea su descontento: «Si te ponen piedras y todo en contra, es difícil mantenerte»