Longo, acorralado por sus cifras

El delantero del Dépor registra sus peores números en Segunda asfixiado por el pobre juego ofensivo


Con tan solo 20 años, Samuele Longo aterrizó en Barcelona para pulirse en el Espanyol cedido por el Inter. No debutó en aquella Liga 2012-2013 hasta la jornada tres ante el Levante en Cornellá. Tardó 21 minutos en hacer gol.

Regresaría, brevemente, a Primera en enero del 2014 para vestir la camiseta de aquel Rayo Vallecano. Nueve partidos -todos saliendo desde el banquillo- sin ver portería y sin continuidad. El duelo en el que más tiempo dispuso fue ante el Sevilla. Fueron 24 minutos sobre el césped.

Llegarían tiempos más felices. En el Girona, ya en Segunda, disfrutó del curso 2016-2017. Inició la campaña como titular ante el filial del Sevilla. Hubo que esperar solo 26 minutos para ver su primer gol.

Tardó algo más en estrenarse con el Tenerife. Fue en la segunda jornada ante el Barça B, un minuto después de ingresar al césped.

El Deportivo encara la decimocuarta jornada de Liga en Segunda División con el delantero en sus filas. Ni ha marcado, ni ha asistido aún. El único apartado estadístico en el que el atacante es líder del equipo es en faltas cometidas. Ocho partidos, cinco titularidades, cero goles, cero asistencias y tan solo tres disparos a portería.

«Puede que parte del problema sea suyo, pero viene derivado del juego del equipo», explica el profesor de la escuela de entrenadores José Manuel Pose. «Los números son innegables pero, ¿cuántos balones le han centrado desde línea de fondo con posibilidades de éxito? Cuatro o cinco, no más», zanja Pose evidenciando las precarias condiciones en las que debe desenvolver su fútbol.

El exfabrilista y también entrenador Manolo García añade una estadística por la que se muestra preocupado. «Ya le ha pasado en otras temporadas. Cuando se ha encontrado en comunión con el grupo ha pasado de los 15 goles. Pero ha estado en varios equipos sin hacer gol. Espero que no ocurra lo mismo aquí», dice el exentrenador del Racing de Ferrol.

Las comparaciones son odiosas. En 523 minutos Koné ha logado dos goles. Los mismos que ha logrado Santos en 488. Quizás el venezolano, por su estilo de juego, sí sea más susceptible de comparación. «Es injusto confrontar sus números con los de Koné. El marfileño, por su juego, puede generar peligro por sí mismo y es capaz de asistir a un compañero. Longo es más dependiente del equipo y tampoco es que haya extremos que le pongan balones en condiciones», apunta también el exdeportivista Paco Liaño.

«Está rindiendo a un nivel bajo, pero no está rindiendo por debajo del resto. Le salen pocos pases, pero los hace donde más rivales hay. Otros disfrazan actuaciones mediocres con pases atrás sin oposición y sin participar en zonas de finalización. Es una posición tan injusta que pasas de héroe a villano en muy poco», dice Pose justificando sus cifras.

«Lo importante es buscar solucines, no culpables», señala García recordando que el estado de presión y escrutinio constante en el que se encuentra el equipo, no ayuda a que Longo se pueda liberar y encontrar su mejor versión.

La pólvora mojada del Dépor

pedro barreiros

El equipo más batido es también el tercero que menos marca con delanteros que no remataron entre los tres palos en las cuatro últimas jornadas

Desde un bloque nefasto, que ha saludado el cambio de entrenador con un bochornoso global de 5-0 en dos jornadas (al 3-0 de Las Palmas le ha seguido el 0-2 contra el Málaga), las dos áreas se convierten en la zona catastrófica de este Dépor. Mientras la propia, en la que Dani Giménez no para de achicar agua, lleva semanas como la más batida del campeonato, en la contraria nadie toma el testigo ni asume el protagonismo propio de jugadores que disfrutan del sexto techo salarial del campeonato.

El dato del pasado domingo de dos únicos disparos a puerta en todo el partido (obra de Nolaskoain poco después del 0-1 y Mollejo ya en la segunda parte) sigue la cuenta de una espantosa racha deportivista sin apenas noticias en ataque. Ninguna de sus tres referencias han chutado a puerta ni contra el Girona, ni el Almería, ni el Las Palmas ni el Málaga. Solo Borja Valle, delantero centro frente al Mirandés, acabó aquel partido con dos remates (uno un espectacular derechazo desde la izquierda que el meta salvó cerca de la escuadra), pero luego la sequía se ha vuelto pertinaz.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Longo, acorralado por sus cifras