A medias de nada


Al final, estamos a medias de nada. La primera parte resultó, una vez más, decepcionante. En la dinámica de lo que estábamos viendo. Pero en la segunda mitad, cierto que incluso con errores importantes, se vio ambición. Habrá que ver si fue una ambición del que piensa que no hay más fondo abajo o realmente es una reacción buscada. Es indudable que el equipo estuvo mejor, pero sigo manteniendo las mismas dudas sobre si es suficiente.

Desde luego es insuficiente para los grandes objetivos que se plantearon, pero creo que sí es suficiente para agarrarnos a algo y pensar que vamos a salir de la situación actual. El margen de mejora era enorme y parece que se empezó a ver algo, pero hay que ser prudentes con la valoración.

Hay que pensar que quedó una buena sensación porque la buena imagen se produjo en la segunda parte. Pero si invertimos los tiempos, la sensación sería pésima. Por eso, creo que pudieron haberse visto algunas pinceladas a las que, hablando más con el corazón, agarrarnos. Pero quizá no sea suficiente.

Por José Manuel Pose es entrenador y profesor en la escuela de entrenadores

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

A medias de nada