Pablo Marí golea ante el Gremio y será el primer español en jugar la final de la Libertadores

EFE

TORRE DE MARATHÓN

MARCELO SAYÃO | EFE

El exjugador del Deportivo luchará por levantar el máximo título del fútbol sudamericano ante River Plate

24 oct 2019 . Actualizado a las 12:03 h.

Llegó como un desconocido al Flamengo, uno de los clubes con más hinchas del mundo, pero en menos de seis meses, el central español Pablo Marí se ha graduado en el legendario Maracaná.

Marí, exjugador del Deportivo de La Coruña, ha dado una lección de temple, colocación y juego aéreo que han contribuido para que su club elimine al Gremio por 5-0 y pueda regresar así a una final de la Copa Libertadores 38 años más tarde de su única final.

Autor del cuarto gol del partido, el tercero que suma con la camiseta del Flamengo, el dorsal número 24 fue uno de los puntales del triunfo junto al brasileño Gabriel Barbosa 'Gabigol', autor de dos dianas.

Central zurdo, Marí también sirvió de válvula de escape. Se ofreció como opción de pase a sus compañeros ante la maraña táctica que planteó el Gremio. El valenciano retribuyó con una limpia salida del balón.

En un encuentro muy bronco, ante una enardecida hinchada flamenguista, el defensor no perdió los nervios y contagió su calma al resto de colegas cuando el Gremio apretó durante la primera media hora.

Con los ataques del club gaúcho neutralizados, Marí intervino en el segundo tanto de 'Gabigol' al desviar levemente el chute del delantero.

Pero su momento llegó en el 67, cuando cabeceó el balón al fondo de la red tras un córner desde la izquierda por el uruguayo Giorgian De Arrascaeta.

El valenciano, emocionado, se dejó agasajar por sus compañeros y regresó lentamente a su campo mientras dibujaba un corazón.

La noche del imponente Maracaná fue seguramente la más importante de su carrera deportiva, que comenzó en el Mallorca y siguió por el Gimnàstic de Tarragona. En el 2016 el Manchester City le contrató. Sin embargo, no debutó y marchó cedido al Girona, de la Segunda División española. Pasó al Breda, de la élite holandesa, y desde allí llegó al Deportivo.