El Deportivo quiere cerrarle el grifo al Málaga

Xurxo Fernández Fernández
Xurxo Fernández A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

CESAR QUIAN

Con la vuelta de Montero, Luis César recupera la zaga más reconocible en un conjunto que pule sus rutinas defensivas para contrarrestar las armas del equipo andaluz, el menos goleador de la categoría

19 oct 2019 . Actualizado a las 19:23 h.

Luis César quiso duplicar a Luis Hernández y le regaló un par de metros a Luis Ruiz. Pero ni así. Por mucho que el lateral izquierdo invadiera el campo para sacar de banda, le resultó imposible imitar la potencia de los envíos con la mano del central del Málaga. Tampoco necesitó el carrilero superar la altura del área pequeña para que al técnico del Dépor le entraran todos los males viendo a los futbolistas con peto, incapaces de despejar el balón. Así murió la última sesión preparatoria; ensayando cómo neutralizar un recurso que hace justo un año le dio un punto a los andaluces en Riazor. Arma mucho más efectiva que vistosa dentro del limitado repertorio del próximo rival, el menos anotador de Segunda, de visita al campo del equipo más fácil de batir.

En el duelo de penurias, el nuevo técnico blanquiazul pretende estrenarse en casa sin encajar. Recupera una zaga reconocible, a la que vuelve Montero con ganas de desquitarse por su reciente expulsión. Y ha dado instrucciones para evitar un bochorno como el de Las Palmas, donde los coruñeses recibieron un gol en acción de estrategia pese a haberse atrincherado en torno a Dani Giménez, con siete defensores en la frontal del área pequeña, donde remató Pekhart.

El balón parado le está dando frutos a los de Víctor Sánchez del Amo, que han sumado así tres de los siete tantos (uno de penalti) que registran este curso. Dos han llegado en saques de esquina, a los que Luis César pretende responder con las mismas herramientas ya empleadas por Natxo y Anquela. «El año pasado, en estrategia defensiva los dos mejores de la competición fueron el Almería y el Deportivo. Es un buen método y si algo está bien hay que recuperarlo —razona el entrenador arousano—. Cada modelo tiene ventajas e inconvenientes, todo el mundo encaja gol. Elegimos uno, y lo tenemos que vivir como si cada córner fuera el último de la temporada».