El Deportivo quiere cerrarle el grifo al Málaga

Con la vuelta de Montero, Luis César recupera la zaga más reconocible en un conjunto que pule sus rutinas defensivas para contrarrestar las armas del equipo andaluz, el menos goleador de la categoría


A Coruña

Luis César quiso duplicar a Luis Hernández y le regaló un par de metros a Luis Ruiz. Pero ni así. Por mucho que el lateral izquierdo invadiera el campo para sacar de banda, le resultó imposible imitar la potencia de los envíos con la mano del central del Málaga. Tampoco necesitó el carrilero superar la altura del área pequeña para que al técnico del Dépor le entraran todos los males viendo a los futbolistas con peto, incapaces de despejar el balón. Así murió la última sesión preparatoria; ensayando cómo neutralizar un recurso que hace justo un año le dio un punto a los andaluces en Riazor. Arma mucho más efectiva que vistosa dentro del limitado repertorio del próximo rival, el menos anotador de Segunda, de visita al campo del equipo más fácil de batir.

En el duelo de penurias, el nuevo técnico blanquiazul pretende estrenarse en casa sin encajar. Recupera una zaga reconocible, a la que vuelve Montero con ganas de desquitarse por su reciente expulsión. Y ha dado instrucciones para evitar un bochorno como el de Las Palmas, donde los coruñeses recibieron un gol en acción de estrategia pese a haberse atrincherado en torno a Dani Giménez, con siete defensores en la frontal del área pequeña, donde remató Pekhart.

El balón parado le está dando frutos a los de Víctor Sánchez del Amo, que han sumado así tres de los siete tantos (uno de penalti) que registran este curso. Dos han llegado en saques de esquina, a los que Luis César pretende responder con las mismas herramientas ya empleadas por Natxo y Anquela. «El año pasado, en estrategia defensiva los dos mejores de la competición fueron el Almería y el Deportivo. Es un buen método y si algo está bien hay que recuperarlo —razona el entrenador arousano—. Cada modelo tiene ventajas e inconvenientes, todo el mundo encaja gol. Elegimos uno, y lo tenemos que vivir como si cada córner fuera el último de la temporada».

Una filosofía a la que se suma Peru Nolaskoain. «Somos un equipo capaz de defender así. Poderoso en ese aspecto. Pero ahí también influye la confianza. Si estás de “la voy a sacar fijo”, ese balón no entra nunca —sostenía el vasco al analizar el 2-0 del Las Palmas en una entrevista en La Voz—. Pero estamos con dudas, inseguros. Nos han hecho muchos goles y cada vez que nos tiran un balón nos tiembla el pulso. Tenemos que parar ya eso de recibir tres goles en cada partido fuera de casa. Así no vamos a ningún lado».

Menos, si no se encuentra más camino hacia el marco adversario que el trazado por Aketxe, también a pelota quieta. «Hay rutas para llegar a portería y a veces la que pone el Google Maps de los partidos no es la mejor. Muchas veces los equipos van en línea a recta a portería y no tenemos que ir así. Jugamos mal en ataque», admitía Luis César, de nuevo en consonancia con el jugador cedido por el Athletic. «Hay que mejorar en crear ocasiones, circular mejor, llegar más a menudo, hacer que a ellos también les tiemble el pulso y no depender solo de Ager, que es una bendición tenerlo aquí porque cada balón parado casi es un penalti para nosotros. Necesitamos que la gente buena de arriba se suelte, porque la tenemos», reclamaba Nolaskoain.

Desde esta semana, son más. Koné ha vuelto a una convocatoria tras recuperarse de un esguince de tobillo y engrosa la lista de puntas, ofreciendo alternativas al juego de los otros dos. Durante la ausencia del marfileño, Santos y Longo han demostrado no congeniar con la confección del plantel, falto de centradores precisos con los que nutrir a delanteros de área. Su técnico, sin embargo, está convencido de que los recursos existen, pero no se han sabido aprovechar: «Tenemos futbolistas para jugar por fuera. Creo que el problema es de mecanismos, ofensivos y defensivos. En Las Palmas no robamos un balón de entrada, solo en interceptación y anticipación. No pudimos contragolpear nunca a través de entradas y eso no puede suceder. Cuanto más agresivo seas, más rudo seas, más robes, más transitas y más puedes pescar en el desorden del rival. Los momentos críticos de los equipos son el tiempo que tardas entre que pierdes el balón y te organizas. Si no robo no puedo jugar momentos críticos y todo es más previsible, siempre atacando a diez».

Recado para los ocupantes de la medular y el frente de ataque, faltos de ideas e intensidad. Ante el Málaga repetirán muchos de los que no dieron la talla con Anquela, incluso el dibujo será similar. La diferencia deberá buscarse en el cómo, para volver a ganar.

Luis César, sin fabrilistas: «Es el momento de los profesionales»

Tanto los ensayos como la convocatoria han despejado cualquier duda: Luis César quiere dejar el mal trago en botas de quienes cobran por darle solución. «Es el momento de los profesionales», defendió el míster cuestionado por la ausencia de jugadores del filial en la convocatoria para enfrentar al Málaga. «No quiere decir que sea como norma, lo veremos semana a semana. Todo el mundo tiene la puerta abierta y voy a meter a quienes nos defiendan mejor los puntos», redondeó para no alejar demasiado la meta de los futbolistas del Fabril.

Deja la reacción para los veteranos, aleccionados durante toda la semana. «Hemos visto las cosas que hemos hecho muy mal el otro día. Los jugadores se convencen por la vista, no por el oído, lo que les cuente el entrenador. Hemos avanzado», aseguró el técnico arousano en sala de prensa, convencido de que «llegamos a este partido mucho mejor preparados y mejor mentalmente».

«Tuve que enseñarle a los futbolistas dónde estaban nuestras dolencias y a partir de ahí, suturar y crecer. Estuvimos corrigiendo todas las miserias que encontramos en Las Palmas», insistió para simplificar el próximo reto. «Al Málaga tenemos que ganarle. De eso se trata: de ganar partidos, sumar puntos, avanzar en la clasificación y meter rivales detrás», resumió.

Se esforzó en encontrar virtudes en el adversario para poner en valor la tarea. «Conserva el entrenador del año pasado, tiene un tipo de juego muy marcado y va a ser el que se vio en el playoff de ascenso, con otros futbolistas. Está en una posición inesperada, como nosotros, pero estamos ahí por algo y tenemos que cambiar eso. Nuestra situación nos la hemos buscado nosotros. Hay que salir de esta y tenemos mimbres y argumentos», sostuvo.

«Las rachas buenas y malas finalizan, hay que insistir e insistir sin dejar de avanzar —reclamó Luis César—. Pienso que nos va a ir bien, que se va a terminar. Somos mejores que el otro día. Vamos a hacer un buen partido. Estoy ilusionado y espero ilusionara a nuestra gente». «Mi debut con el Deportivo fue decepcionante y estoy convencido de que nos toca ganar», concluyó.

En busca de cambiar la dinámica, el entrenador decidió concentrar al plantel 24 horas antes del duelo, para el que aún tendrá que descartar a un jugador de la lista de 19.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El Deportivo quiere cerrarle el grifo al Málaga