Otra durísima goleada castigó al primer Dépor de la era Luis César. Queda muchísimo trabajo por hacer para levantar a este equipo moribundo al que el Las Palmas bailó a ratos. En un duelo entre dos rivales repletos de bajas, los locales sacaron brillo al novel Pedri y a Viera, dos jugadores estratosféricos a los que los coruñeses entregaron las llaves del triunfo en cuanto el partido empezó.

El Dépor, que saltó al partido como colista, toca fondo y concluye el primer cuarto de Liga también como el más goleado. No puede caer más bajo y tampoco puede preocupar más a todos. Esta crisis no se solucionará con parches y llama a la puerta de futbolistas como Longo, Peru, Bóveda o Vicente Gómez, señalados anoche a dar un paso al frente, pero que se vieron atropellados por un equipo con colmillos. A estos apenas se les adivinan los dientes de leche.

El Dépor de Luis César olió demasiado a aquel del que se quiere escapar. Otra vez blandísimo en defensa, de tan atrás que jugaba casi empotrado contra su propia portería, ni presionó con acierto, ni apenas se asomó a la portería rival. Antes bien, el libreto del nuevo técnico también recuperó aquella llamativa forma de defender la estrategia de Natxo, que acumulaba jugadores en boca de gol y no se movían ni con agua caliente. Ni las ocho bajas, ni las escasas cinco sesiones del nuevo técnico sirven de excusa para una puesta en escena tan alejada de todo lo que se entiende como un revulsivo.

Las únicas novedades que se vislumbraron radicaron en la presencia de dos lanzadores para sacar los córneres y los cambios de orientación que los coruñeses practicaron a la hora de atacar para incomodar la presión del Las Palmas. Todos baldíos hasta el descanso, pues el Dépor se retiró a los vestuarios sin un solo disparo a puerta. Ni uno solo. Enfrente, el Las Palmas encontró una autopista por la izquierda, donde ni el debutante Valín ni Galán hicieron sombra a la nueva estrella canaria de 16 años. Pedri puso las dos asistencias que Pekhart, sustituto de los lesionados Rubén Castro y de Araújo (el Las Palmas también sufría cerca de una decena de ausencias), empujó a la red.

El equipo blanquiazul mejoró algo a la vuelta de la charla. Empujó al rival hacia su propio campo y hasta dispuso de un saque de esquina directo de Aketxe que Valles rechazó con apuros. Pero fue un espejismo. Un par de contragolpes locales volvió a meter el miedo en el cuerpo deportivista y una acción de fantasía entre Pedri y Viera acabó con el claro penalti de Salva Ruiz sobre este para que el propio jugador de referencia canario sentenciase el marcador.

Solo Aketxe, con una falta lejana que se convirtió en misil teledirigido que cambió de dirección en pleno vuelo, pero el portero despejó, dio señales de vida al final en un Dépor que también gestó un buen contragolpe rematado por Longo al cuerpo de Aythami. Claro que Pekhart estrelló en el palo el que podía haberse convertido en su tercer tanto. La reacción será otro día.

Ficha técnica:

3 - Las Palmas: Álvaro Valles; Álvaro Lemos, Mantovani, Aythami Artiles, De la Bella; Fabio, Kirian; Srnic (Cedrés, min. 85), Jonathan Viera (Dani Castellano, min. 91), Pedri; y Pekhart (Javi Castellano, min. 86).

0 - Deportivo: Dani Giménez; Valín, Nolaskoain, Bóveda, Salva Ruiz; Álex Bergantiños, Vicente Gómez (Jovanovic, min. 63); Borja Galán (Christian Santos, min. 63), Aketxe, Borja Valle (Gandoy, min. 86); y Longo.

Goles: 1-0, min. 14: Pekhart. 2-0, min. 31: Pekhart. 3-0, min. 66: Jonathan Viera, de penalti.

Árbitro: Luis Mario Milla Alvéndiz (Comité Andaluz). Mostró tarjeta amarilla a los jugadores locales Mantovani, Kirian, Fabio y Aythami Artiles, y a los visitantes Vicente Gómez, Nolaskoain y Álex Bergantiños.

Incidencias: partido de la undécima jornada de LaLiga SmartBank disputado en el Estadio de Gran Canaria ante unos 14.795 espectadores.

Valín, condenado a debutar en Las Palmas

Xurxo Fernández

Luis César optó por un único fabrilista en el once para hacerle sufrir en la zona más delicada del campo

Jorge Valín no tiene nada de qué preocuparse. Hace siete años, otro fabrilista tuvo ya un similar debut en el once; a cara de perro, en un campo especialmente difícil dentro de la categoría. Y ahí está Insua, perfectamente asentado en el fútbol profesional después de que Marchena se bajara del bus que iba al Calderón, obligando al de Arzúa a estrenarse como titular bailando pegado a Roderick en la noche soñada por Falcao. Cinco metió el tigre y seis el Atlético para dejar al Dépor colista a la altura de la jornada 15. A la versión que ahora dirige Luis César le queda mucho más margen para reaccionar.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
29 votos
Comentarios

La vida sigue igual para el Deportivo, que sale goleado del duelo ante el Las Palmas