Arte canario con motor de Ingenio

El canterano Fabio complementa los argumentos de un adversario renovado


«Posibilita que Viera se pueda colocar, que Pedri, con el desorden que tiene, pueda llegar a sitios donde es muy difícil marcarlos. Ha provocado que sus laterales sean más largos y profundos». Todo lo ha hecho un futbolista «que a lo mejor la gente no es capaz de situar». Esta pequeña revolución es obra de Fabio. Un chaval de 22 años, centrocampista de profesión, que le ha regalado al equipo que lo formó un bien indispensable: «Pausa». Lo contó ayer Vicente Gómez, que conoce bien, por dentro y por fuera, la medular del Las Palmas. En ella habitó ocho temporadas (más la mili del filial), ayudando a ordenar el tráfico. Ahora el motor ha pasado a otras botas. Dirigen juntos Ruiz de Galarreta, baja por sanción frente al Dépor, y un canterano que le ha cambiado el paso al grupo de Pepe Mel cuando se encaminaba al agujero.

Fabio se reestrenó al comenzar este curso. Ya había debutado hace dos, a las órdenes de Manolo Márquez, y con el club en Primera. Se llevó una paliza del Atlético y no volvió a ser titular con el primer equipo amarillo hasta que Mel tomó el mando y decidió rodarlo en el último tramo liguero, aprovechando que no había ya urgencias ni objetivos.

Abrió la 2019-2020 en el once, pero el equipo cayó en casa frente al Huesca y el centrocampista nacido en Ingenio se lesionó, desapareciendo hasta un mes más tarde. Entonces, el Sporting visitaba el estadio de Gran Canaria y los locales se llevaron su primer triunfo de la campaña. Marcó Pedri -«lo normal es que acabe jugando en un buen equipo de verdad», aventuró ayer Vicente sobre el jovencísimo atacante comprado y cedido por el Barça-, movió (y contuvo) Fabio. Desde aquello han transcurrido cinco encuentros y el Las Palmas ha vencido en cuatro.

La reacción, por supuesto, tiene mucho que ver con la puesta a punto de Jonathan Viera, para quien Vicente calcó los elogios de Eneko Bóveda: «Es el mejor jugador de Segunda, sin duda. Ya en Primera, quitando a los grandes, era el más determinante. Juega ahí porque ama el escudo, pero la categoría se le queda pequeña». Pero para que luzca el talento del mediapunta prestado por el Beijing Guoan chino, y Pedri siga creciendo, han precisado de la irrupción de Fabio. Destaca por su buen trato al cuero y una inteligencia al ocupar posiciones que le permite economizar esfuerzos. «Me gustan Roque [Mesa], Javi [Castellanos] o Vicente. Son de los míos», declaraba cuando todavía no se había estrenado entre los grandes. Mañana se enfrentará a su espejo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Arte canario con motor de Ingenio