Luis César, 20 años de banquillos a la espera de esta oportunidad


Un verano dejó de ser futbolista y se convirtió en entrenador. Como llevaba años preparándose para ese momento, para la tarde en la que Isidro Silveira le dio las riendas del Racing de Ferrol, no sintió vértigo al empezar a dar órdenes a sus antiguos compañeros. Al modesto lo convirtió en audaz, al recién llegado a Segunda después de 22 años en el pozo lo puso a presionar en campo contrario durante una etapa de cuatro temporadas que desembocó luego en su ascenso a Primera con el Nàstic. Aquel Luis César del 2000 es hoy otro. En cada plaza por la que pasó, trató de curtirse; en cada parón sin entrenar, intentó completar su formación y sus influencias. Y ahora que cumple un viejo deseo, el de entrenar a uno de los grandes, es como si llevase preparándose para el debut en Riazor durante sus 425 partidos anteriores. Es el bagaje que lo convierte en el sexto entrenador con más encuentros en Segunda.

Ese conocimiento de la categoría representa su primer aval para asumir un Deportivo que atraviesa una situación delicadísima. Con el equipo antepenúltimo, necesita una reacción prácticamente inmediata. Entrenador alérgico a las etiquetas, Luis César ha ido desprendiéndose de ellas a medida que se convertía en un técnico con una premisa por encima de todas: el rendimiento. Alejado de dogmas, aplica una obviedad muchas veces infrecuente en el fútbol, adapta su propuesta a los jugadores y el contexto al que se enfrenta. «Qué mal entrenador era en el 2000», indicó a La Voz hace tres años, en una frase que resume su gusto por hablar de fútbol y debatir alejado de tópicos y verdades absolutas.

En Riazor asume Luis César un reto complicado, en un equipo que vive su crisis más grave en tres décadas. Las grandes oportunidades no se elige cuándo tenerlas, sino que se aprovechan. Entrenador gallego y afincado en Ares desde hace casi 20 años, con la maleta siempre lista, no contará con el vínculo emocional que el club pretendía en un principio establecer con un técnico con pasado blanquiazul. Desde hoy deberá hacer valer sus conocimientos, gestión de grupo y habilidad para calmar un entorno desilusionado y la eterna desconfianza hacia el banquillo de una grada golpeada por demasiadas decepciones.

El Deportivo se encomienda al gallego Luis César

La Voz

El exentrenador del Racing, el Nàstic, el Albacete, el Lugo o el Valladolid se incorpora al equipo coruñés

Luis César llega al Deportivo. Tras el despido de este lunes de Anquela, quien entrenó a sus futbolistas por la mañana y el consejo de administración lo echó por la tarde, el club se inclinó por un entrenador gallego con amplísima experiencia en Segunda División, donde acumula más de 400 partidos y, entre los que continúan actualmente en activo, solo Paco Herrera y Enrique Martín le superan. En plena crisis de resultados y fútbol que han hundido a los deportivistas en posiciones de descenso después de una única victoria en diez jornadas, el técnico, nacido en Vilagarcía de Arousa hace 53 años, tomará las riendas de un equipo obligado a calmar a partir de ya con buenos resultados también los ámbitos institucional y social. Su primer desafío, con una plantilla plagada de bajas, llegará el domingo (21.00 horas, #Vamos) en el campo del Las Palmas de Pepe Mel.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Luis César, 20 años de banquillos a la espera de esta oportunidad