El Dépor estrecha lazos con los protagonistas de su historia

Donato está en la fundación, hay varios exjugadores en las categorías inferiores y otros acompañan al club en los desplazamientos


Cuando el 28 de mayo pasado Paco Zas accedió a la presidencia del Deportivo tenía claro que uno de los aspectos a mejorar era el de la participación activa en el club de aquellos hombres que vestidos de corto lo hicieron grande en diferentes épocas. Más allá de temas prioritarios como el primer equipo, aumentar los ingresos o darle una vuelta a la cantera, se propuso aprovechar la valía que cada uno de los exjugadores para ayudar a la entidad.

Y así lo está haciendo. El primer gran paso que dio fue el fichaje de Donato para realizar funciones de representación tanto en la fundación como en el propio club. Pero este no ha sido el único movimiento.

Varios son también los jugadores que, desde esta temporada, se han unido al organigrama deportivo para trabajar en Abegondo. A los que ya estaban, casos de Manuel Pablo (ayudante de Luisito en el Fabril) o Carlos Ballesta (departamento de captación) llegan esta temporada nuevos y reconocibles rostros.

Jaime Sánchez regresa para hacerse cargo del segundo equipo juvenil. Ya había dirigido al Deportivo en esa categoría hasta el 2014, cuando fue relevado por José Ramón.

Otro rostro conocido que lleva ya semanas trabajando en Abegondo es Dani Mallo. El que fuera internacional español en categorías inferiores se encarga de la formación de los porteros de las categorías inferiores.

Y también se ha incorporado al organigrama del club, aunque este nunca llegó a vestir la elástica blanquiazul, Nano Macedo. El que fuera futbolista del Barcelona es coruñés, pero no llegó a jugar nunca en el Dépor, su asignatura pendiente, como reconocía hace un año en un reportaje de Pablo Portabales publicado en La Voz de Galicia. «Nunca jugué en el equipo de mi ciudad. No se dio la situación. Me lo preguntan muchas veces y mis amigos siempre me dicen que les hubiese gustado verme en el Dépor. Si algún día puedo trabajar con ellos bienvenido sea», apuntaba entonces. Ahora se ha dado la ocasión y la ha aprovechado.

Pero estas dos vías de acercamiento a la historia del fútbol coruñés no son las únicas que trata de explotar el Dépor. La centenaria entidad quiere aprovechar cada desplazamiento del primer equipo para invitar a un exfutbolista que haya jugado también en el rival o haya nacido en las proximidades del lugar de disputa del encuentro.

El primero fue Javier Manjarín, que acudió al Molinón como embajador del Deportivo. Y no solo fue al palco de autoridades sino que estuvo presente en la comida de directivas previa a la disputa del duelo.

El sábado le tocó el turno a Enrique Romero. El que fuera lateral del campeón de Liga del 2000 también participó junto a Paco Zas, Juanma Sánchez Padrós y Pablo Ruiz en el almuerzo y posteriormente acudió al campo.

Del mismo modo, el presidente deportivista ha mantenido la iniciativa de Tino de recuperar la relación con la asociación de veteranos y es habitual ver en el palco a exfutbolistas blanquiazules. No solo visitantes, sino de los que residen habitualmente en la ciudad de A Coruña.

Fidelidad a la historia y reconocimiento a aquellos que fueron protagonistas de la misma. En los momentos de esplendor, cuando se levantaban títulos y se jugaba en Europa, pero también en los de menos gloria. El club quiere hacer ese homenaje y unir a todo el deportivismo. El de Primera, el de Segunda y hasta el de Tercera.

Bergantiños, el asistente de Anquela

Alexandre Centeno

Es la extensión del técnico en el campo y ha dado un nuevo paso al frente asumiendo labores ofensivas: en solo 7 jornadas lleva un pase que acabó en gol y 3 asistencias no aprovechadas por sus compañeros

La temporada 2014-15 comenzó en el Deportivo con un entrenador que, más allá de sus métodos deportivos, utilizaba su dilatada experiencia y charlas con una importante carga psicológica para sacar el máximo rendimiento de sus futbolistas. Lo hizo con Sidnei tras una nefasta primera parte en Vigo, que consiguió transformar en un exitoso segundo tiempo. A un Borges que llegó con una clara vocación ofensiva lo acostumbró a sufrir sin balón. Supo reconducir a Lucas Pérez tras el estrés que le provocaba continuas lesiones. Y Víctor Fernández también quiso mejorar las prestaciones de un Álex Bergantiños al que veía desaprovechado en el Dépor.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

El Dépor estrecha lazos con los protagonistas de su historia