El Deportivo levanta sospechas

Preocupan los errores individuales y colectivos en defensa, así como la falta de certezas en cuanto al estilo de juego que está mostrando el equipo coruñés


Los fichajes tienen mucho por arreglar. Falta de concentración, lagunas en el juego, inferioridad en las dos áreas,... los problemas que están lastrando al Dépor preocupan a Anquela, al deportivismo y los expertos consultados por La Voz, que no ocultan su intranquilidad con el juego. En un septiembre que apenas acaba de empezar, solo las pocas hojas arrancadas del calendario siembran esperanza en una Liga que no espera, pero para la que nadie piensa que se haya perdido el tren.

Ni en defensa ni en ataque este Deportivo despierta nada más que sospechas. Paco Liaño pone el acento en el alto número de goles encajados, ocho, el más alto de la élite junto al Betis, el Villarreal y el Tenerife [en Segunda B solo se llevan dos jornadas], a consecuencia de un cúmulo de problemas como bloque. «Es cierto que se pueden personalizar muchos errores cometidos, pero veo más problemas de comportamiento colectivo que fallos individuales», señala el exdeportivista, antes de continuar: «El primero y más evidente es la blandura defensiva, pero también cuando recuperas el balón lo pierdes con mucha facilidad o no tienes un plan de ataque definido».

Para José Luis Lemos, el cuadro coruñés da síntomas de seguir en pretemporada, ajustando piezas y pergeñando el fútbol que ha de sostenerlo durante la competición. «El equipo está verde: sin un modelo de juego definido y defensivamente descoordinado. Gaku, Bergantiños y Aketxe no sujetan al equipo, tampoco por fuera los extremos ayudan, a los centrales les falta contundencia y Dani Giménez no llega para tapar todos los agujeros», explica el entrenador, quien llama a rescatar los buenos indicios la primera parte del debut liguero.

Los desajustes en el modelo de juego se encuentran en el germen del mal arranque de temporada deportivista. Así lo cree el exdeportivista Carlos Brizzola, quien considera que el Dépor no está confeccionado para presionar arriba. «Si no presiona bien, si hay inferioridad en el mediocampo y si en la última línea falta concentración, intensidad o anticipación, son muchas las situaciones negativas que se acumulan», señala, antes de incidir en que con el balón en los pies «si Gaku no tiene el día, hay muchos problemas para dar tres pases seguidos», subraya.

Lemos pone el acento en la distancia entre líneas y la aparente descoordinación del mediocampo, mientras Liaño apenas salva «las acciones individuales de Koné y algún tiro desde fuera del área de Aketxe, pero -insiste- el equipo no tiene claro cómo debe jugar». «Han pasado toda la pretemporada y tres jornadas de Liga, pero el estilo está por definir todavía. No sabe qué hacer con el balón, porque no tiene centrales para sacarlo jugado, ya no están Duarte y Marí, pero cuando juega en largo tampoco tiene a futbolistas para ese fútbol», añade Brizzola.

«Todo empieza en el ataque», señala el exfutbolista argentino. «Me falta ver qué quiere hacer el Dépor con el balón», dice. «Ocho goles en tres jornadas son muchos goles», insiste Liaño, antes de que Lemos matice que no es que no valga nada de estas tres jornadas, «pero es que los fallos fueron de todo tipo», afirma.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

El Deportivo levanta sospechas