La salida de Rolan condiciona la llegada de un extremo y un central

I. Antelo, A. Centeno A CORUÑA

TORRE DE MARATHÓN

JOHN SIBLEY

Hay acuerdo con el lateral Salva Ruiz, pero no con el Valencia

28 ago 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Faltan seis días para el cierre del mercado de fichajes y el Deportivo apura las negociaciones para cerrar su plantilla. Con solo 18 fichas profesionales, Carmelo del Pozo trabaja también contrarreloj para lograr la salida de Diego Rolan, algo que facilitaría la incorporación de los refuerzos que demanda el equipo.

La salida de Pedro obliga al club a incorporar un extremo para cubrir su plaza. Pero la dirección deportiva no trabaja solo en esa línea. La salida de Rolan es prioritaria. Si el delantero no sale, el club no podrá incorporar más futbolistas. Si se va, entonces, siempre dependiendo del acuerdo al que llegue la entidad con el equipo de procedencia, podrían llegar uno o dos jugadores.

Anquela querría entonces otro extremo y un central. Aunque Nolaskoain se puede desenvolver igualmente en el medio de la defensa que de pivote de contención, e incluso a pesar de que él prefiere jugar como zaguero, el técnico no lo quiere exclusivamente en esa parcela. Por lo que ha pedido que, siempre dentro de las posibilidades, el club incorpore otro hombre para el eje de la zaga.

La segunda petición es la del extremo. Pero ahí, la entidad blanquiazul trabaja con alguna variante y este podría ser un lateral izquierdo. Desde hace tiempo, el club está atento a Salva Ruiz, al que el Valencia desea liberar esta campaña en calidad de cedido.

Al contratar a Luis Ruiz había dejado aparcada esta posibilidad, pero ha vuelto a retomarla ante la posibilidad de que tenga que incorporar dos extremos. En este caso, firmaría al valencianista y subiría a Caballo para actuar en zonas adelantadas.

De momento, no hay acuerdo con el Valencia, pero sí con el futbolista que está tratando de convencer a su club de que acepte la propuesta del Deportivo por encima de la de otros clubes también interesados.

No obstante, no parece probable que esta operación pueda realizarse antes de que Rolan abandone A Coruña, puesto que el conjunto coruñés anda muy al límite en lo que al tope salarial se refiere.

Siempre dependiendo de la cantidad que deje la posible salida del uruguayo, el Dépor intentaría incluso la llegada de un mediocentro, aunque esta parece más improbable.